BlogRead the Latest News

 
La Piraña - Elementos filtrados por fecha: Julio 2019
Viernes, 12 Julio 2019 03:51

Sinfonietta / Kenia García /

 

 

Sinfonietta

Kenia García

 

La humedad de la rosa me despierta,

hace unos años planté un jardín de risas,

ver danzar los abedules me invita al rojo.

 

Un concierto de grillos,

imita a Mozart,

La luz vuela en busca de su polen.

 

Toc, toc...

 

 

Llaman a la puerta

¿Quién será?

La decisión es crucial

¿Qué va elegir usted?

Escanear al desconocido

o

escuchar la sinfonietta.

 

 

 

 

Lunes

 

Ladrando al día,

ladrón del tiempo.

 

 

Sonar a tromba el lunes.

El lunes.

Con su vida arrugada,

haciendo muecas en la calle,

queriéndose comunicar con todos.

A la inversa, 

tenemos una ecuación.

 

 

Hace tiempo

los dioses se unieron,

clavaron su cuerpo en seis días.

Nadie apostó por el lunes.

Cabizbajo,

camina.

Cabizbajo alza la ceja,

toma el tren de regreso a casa.

Cabizbajo entra a la cama.

Cabizbajo,

se duerme,

cabizbajo,

se levanta.

Llena de humo los ojos del sol.

Cabizbajo,

arrulla al amanecer su canto.

Canta el silencio.

 

 

 

 

 

 

...Librela...

 

Libre de la libertad suspiro el aire.

Lleno de amarillo

Lleva sus pupilas.

¿Qué secretos transforma?

Coincidencia de gorrión.

 

Canta el viento.

La música del grillo

amenaza con soltar colores elevados.

El río desborda la neblina

tronando todo a su paso.

Una rama de luz

vuela a la distancia,

Con paso lento se acerca oscureciendo.

 

 

Grita la escalera

pide ser recorrida.

Lleva muchos lustros esperando

a que  algún fantasma aparezca.

¿Me confundió con uno?

ha de ser así

por mi alma verde.

 

Agua de diez mil sabores

quiero ser tu charco.

Perdóname neoliberalismo

por no aceptar tu idea.

 

Quiera la lluvia

que mañana llueva...

Arrastre tu cuerpo

huya el espíritu

quede el esqueleto.

Sabré que existe

después y antes del tiempo.

Júzgame Mariana

humano

no soy.

Publicado en OIDOS NEGROS(Poesía)
Viernes, 12 Julio 2019 03:07

UN GATO MUY GATO / SANDRA GALLARDO /

 

 

UN GATO MUY GATO

SANDRA GALLARDO

 

 

     “ ¡ A mí la muerte no me asusta!” Decía un viejo gato  que todas las tardes presumía  sus  pecados gatunos,  sobre el desvencijado tejado de una antigua casona. “He vivido  tanto que la muerte será  un paso más, algo así como comerme un plato de salmón y recordar los maullidos de mi  vecina; ella, a diario me despierta con sus  ronroneos amorosos, a pesar de que su dueña   arremete contra nosotros y escoba en mano me persigue a lo largo y ancho de su jardín y me recuerda mi plebeya estirpe. 

Justo en el momento en que el orgulloso                                                                       aventurero se lamía  los largos bigotes y sé acomodaba sobre sus  patas para sentirse cómodo y así,   repetir una vez más sus  correrías; un fuerte  temblor  sacudió la casa. La sacudida fue tan fuerte que  las enmohecidas  tejas sé desprendieron de las vigas,   sin salvarse,  aquella  donde el gato estaba sentado. Como impulsado por un resorte dio un  salto,   clavó las uñas  en la desgastada madera   y colgó peligrosamente.  Jalado por  su   peso  poco a poco perdió   terreno.  Su cuerpo se precipitó  al vacío. En un intento de protección,  imploró auxilio con un desgarrador maullido. En la penumbra, sus ojos   tenían un singular brillo, como  si quisieran iluminar  su muerte.  Frente a él, desfilaron  vertiginosamente sus correrías: los ojos verdes de su última novia, sus alegrías y tropiezos,  además su amado tazón  con leche que todos los días, la abuela dejaba  bajo la enredadera. Las multicolores luces de su desesperación lo cegaron y no supo más.

Tiempo después abrió los ojos, cauteloso se puso de pie,   se estiró  lentamente, en espera     de que algún  hueso le molestara; interrogante, observó temeroso, dio  unos pasos; sorprendido vio que todo estaba en calma,  la casona estaba intacta. Dando pequeños pasos caminó por la estrecha vereda  hasta el jardín: ahí, bajo la enredadera estaba el tazón  con leche, pasó sin tocarlo,  desvió la mirada,  cuándo una risueña gatita le envió un coqueto miauuu. Siguió de largo, hasta llegar al pie a la barda, todo indicaba que subiría a ella  para alcanzar el tejado y como era su costumbre exagerar sus pasados romances,  pero esta vez,  sólo se limitó a lanzar largos maullidos como si algo   lo detuviera; quizá era el resabio de su terrible pesadilla.

 

 

 

RETROSPECTIVA                                                        Dedicado a: Esaú Briones 

                                                                                  E. D.

 

 

A medida que avanzan las escenas                                            

cae el telón de los rostros

surjo   con mi silencio a cuestas.

De ayer a hay , hay muchas lunas rotas

huellas inscritas

en el anverso y   reverso de esta ciudad que soy,

vientos y tormentas

en la fachada de aquellos días de sol.

Cada línea es un surco, cada surco una zanja

hube de poner puentes y reforzar andamios,

con hierro y concreto levanté mis torres

el cielo se hizo estrecho  sin mis marquesinas.

Las horas opacas bañaron mis espejos

el negro-azul de mis cabellos

el brillo de mis niñas de miel sé hizo de noche.

Del diamante incrustado en la diáfana roca

sólo queda una piedra ya carente de brillo,

una carta lacrada con una firma rota

un amor en la niebla cada día más lejano.

Mas, bendigo de la vida todos los tiempos idos

porque el venero muere al producir arroyos

y los arroyos ríos para volverse mares,

son aguas subterráneas  cada vez más profundas

no sé ven, no sé tocan porque son invisibles

y sin embargo,  sin embargo,  están.         

 

 

 

PRESIDENTE DE ESCRITORES DEL GOLFO DE MÉXICO, A. C.

Publicado en NARVÍBOROS(Narrativa)

 

 

Tan sólo un verso de los poetas mexicanos. Parte 2.

Adán Echeverría.

 

 

Para seguir registrando algunos de los versos de los poetas mexicanos nacidos entre 1960 y 1989, y que fueron considerados en el Mapa Poético de México publicado en el año 2008, me animo a presentarles un verso de poetas de la Ciudad de México. Los versos que acá les presento pertenecen a poemas que fueron incluidos en dicha compilación.

Ciudad de México. Zaría Abreu Flores: “en el bravo río de tu saliva nadan trasatlánticos de acero”. Flor Aguilera García: “En este libro de las horas dibujo yo mi jardín de delicias”. Gustavo Alatorre: “Era suya la violencia de las rosas”. Alejandro Alonso: “En las formas del fuego revive la mirada de la bestia”. Odette Alonso Yodú: “Tengo un extraño miedo de que nada me salve”. Luigi Amara: “Hay puertas que son una extensión de la pared”. José Enrique Argoytia Miranda: “Voy por mis catacumbas preguntando por ti”. Cuauhtémoc Arista: “Muchas niñas se pierden en el mismo lugar donde despiertan”. César Arístides: “El gesto de mi padre se hunde en los escombros”. Luis Armenta Malpica: “Y vuelvo a ser un árbol: el punto de donde parte el sueño a las alturas”. Adriana Arrieta Munguía: “Vagamos sin brújula entre lo que nombramos compasión y mentira”. Gabriela Balderas: “Un colibrí derrama polen sobre mis ojos”. Manuel Becerra Salazar: “Me destruí en sus caderas con esa enfermedad tan parecida al tango”. Ricardo Bernal: “Si cierro los ojos soy un punto en el centro exacto del mapa”. Raúl Blanqueto: “Qué sucederá cuando la libélula se confunda con el diablo”. Mónica Braun: “Virgen de catorce años, fiera insomne”. Alí Calderón: “Mi muchacha es el verano”. Laura Calderón: “Imposible dejar de mirarte cuando la noche es sol y no se puede callar a la sirena”. Sirac Calvo Mejía: “La lluvia hace una herida y deja la cicatriz donde surgen los árboles”. Rodrigo Cano Márquez: “Trágate mi corazón abórtalo cuantas veces quieras”. Guiomar Cantú: “Las mujeres mestizas cantan y llenan sus cántaros de agua ordeñan a sus hombres en la madrugada”. Jade Castellanos: “Decir adiós sin conocerte todavía, cuando tan sólo comenzaba a imaginarte mío”. Diana Castilleja: “Abren una por una, miran su pulpa, sus formas, sus hendiduras, reconociendo otros sitios humanamente femeninos”. Silvia Eugenia Castillero: “amar para encerrarnos entre paredes de madera a escuchar una voz añeja”. Rodrigo Castillo: “Ahí donde hiede la misericordia está cristo”. Tonatiúh Catalá: “Las palabras se preñan de árboles”. Ibet Cázares: “En ti comienzo y vuelvo a ti multiplicada”. Rocío Cerón: “Nada quedará cuando el invierno haya vuelto”. Abraham Chinchillas: “Hasta que la misericordia me alcance en un aplauso”. Andrés Cisneros de la Cruz: “Para escribir sobre ángeles hace falta curtirse la espalda”. Jennifer Clement: “Afuera el color azul cuervo de la lluvia nocturna”. Dalí Corona: “Éste es un amor de calle solitaria”. Fernando Corona: “Hoy quiero vivir, vivir y ser un viaje”. María Cruz: “Es amargo el sabor de esta noche que cruza mi pecho con su tormenta de ceniza”. Manuel Cuautle: “Pequeño qué hijo de puta te enseñó a prostituir tu infancia”. Marcos Davison: “La voz hecha de roca se hunde en el silencio como en agua quieta”. Lucía de Luna: “Y yo miro llorar al cielo y no lloro”. Gerardo Escalante Mendoza: “Cierra los ojos y duerme en las manos del enemigo”. Rose Mary Espinosa: “Tengo la vergüenza de quien se desnuda y la tristeza de quien pierde una contienda porque nunca quiso competir”. Mariano Fernández: “Ahora el beso es luz y navaja”. Jorge Fernández Granados: “Aquel verano donde rompimos los frascos delicados de la infancia”. Malva Flores: “Todo es perfecto si lo miras de golpe”.

Y perfectos son los poemas cuando están bien construidos, cuando el oído nos permite atraparlos de forma inmediata y guardarlos en nuestra memoria. Espero que algunos de los versos acá presentados sean impulso para que te acerques a los poetas mexicanos, a estos y otros autores, que descubras el mundo que los poetas nos presentan.

¿Qué te han parecido? No dejes de recordar siempre, que todo texto literario debe contener al menos tres principios básicos: imagen, ritmo y sentido. Espero que estos versos, te inviten a conocer a los autores de la poesía mexicana.

 

@Adanhombreave

Publicado en La pluma sobre el ojo

 

Poesía frente a la 4T

HOMENIC FUENTES

 

 

La poesía domesticada no es poesía. Cantarle al régimen cualquier que esté sea es una vendimia atroz. La poesía es una expresión nacida de un corazón en pugna contra toda imposición por muy noble que está parezca. No hay leyes ni enmiendas ni jefe de estado que pudiera emitir un memorándum a favor de legalizar la poesía cuando está se nutre de la clandestinidad y la resistencia, sería un absurdo. Lo que si han hecho es legalizar La infamia imponiendo a veces con sutileza y otras con prepotencia una línea de pensamiento.

El poeta podrá sobrevivir en el sistema político, social,  religioso que haya elegido. Pero la poesía solo podrá tener razón de ser si está viene de un corazón crítico en medio del conflicto. En estos tiempos donde la 4T es un emblema de transformaciones y libertades y un festín de triunfo contra la derecha. La responsabilidad social del escritor no debe caer en la tentación de ser aplaudidor. Recordemos que la ausencia crítica es una realidad que nos habla de la crisis que estamos. Hay que tener cuidado de que la palabra no debe politizarse, creyendo una verdad histórica oficialista y manipulada. Hay muchos autores y muchos libros siguiendo el cliché de publicidad y mercado que ahonda en lo trivial ya que hay un grupo de poder que controlo los deseo y la mente del poeta. Y la 4T no esta exenta de permear un pensamiento a modo.

 

Si hay un poeta que escribió contra la dictadura de Franco es nuestro gran poeta Pablo Neruda que escribió versos desgarradores.

 

 

Solo y maldito seas,

solo y despierto seas entre todos los muertos,

y que la sangre caiga en ti como la lluvia,

y que un agonizante río de ojos cortados

te resbale y recorra mirándote sin término.

 

 

 

Pero las cosas cambiaron tiempo después con la dictadura de Stalin. Pablo Neruda pensaba que la única fuerza ideológica era el marxismo mostró un apoyo contundente a Stalin al grado de escribirle un oda que a decir verdad al principio nunca vio a este hombre como tirano, pero después su poesía se vio afectada por el realismo socialista.

 

 

Stalin alza, limpia, construye, fortifica

preserva, mira, protege, alimenta,

pero también castiga.

Y esto es cuanto quería deciros, camaradas:

hace falta el castigo

 

 

La idea de este articulo no es hablar de Neruda y sus vicisitudes políticas. El objeto del pensador y el poeta es la denuncia hacia actos practicados contra la población por parte del Estado y sus representantes, es decir, aquellos que estaban o están a cargo de proteger a las personas, los derechos civiles y las instituciones y que han incumplido penalmente este compromiso.Hay que tener cuidado de que la palabra no se politice, creyendo una verdad histórica oficialista. El poeta puede olvidar pero la poesía jamas vera que el olvido sea una curación al contrario es una represión no resuelta. La poesía es rebelión contra el estado nos dice ANGÉLICALIDDELLL y continua diciendo: el poder no se combate con un teatro político canónico sino con uno con valor estético y poético no se pueden sustituir los criterios estéticos por objetivos sociales, porque precisamente el problema de la belleza es lo que nos pone en contacto con lo más oscuro del mundo, es lo que nos define y nos funda, y es la verdadera rebelión. Es una realidad que el discurso oficial trata de escribir la historia de acuerdo a los intereses de la ideología dominante.Es así que no debemos engancharnos a la 4T por mucho que la mayoría la vea con buenos ojos. Tampoco se trata de ir en contra ella y difamar por difamar por tener ideas contrarias. La idea no es denostar el proceso de la 4T. Pero Acabo de leer un articulo escrito Por: Aldo Pellegrini titulado: “ Se llama poesía todo aquello que cierra la puerta a los imbéciles” les dejo un fragmento que debemos leer todos aquellos que estamos dentro del compromiso con la poesía

 

 

Los imbéciles buscan el poder en cualquier forma de autoridad: el dinero en primer término, y toda la estructura del estado, desde el poder de los gobernantes hasta el microscópico, pero corrosivo y siniestro poder de los burócratas, desde el poder de la iglesia hasta el poder del periodismo, desde el poder de los banqueros hasta el poder que dan las leyes. Toda esa suma de poder está organizada contra la poesía.

 

 

La premisa es no equivocarnos es ir más allá del placebo institucional. El poeta tiene el trabajo primeramente de observar el mundo a modo de autopsia llegar a lo profundo para dar lectura a todo aquello que escapa a la mayoría de la gente. El compromiso intelectual es reconocer la representación del universo que la alumbra. Por lo tanto la poesía debe ser un arma letal no un producto de bisuterías. Debe ser una puñalada y no un barco de papel que va a donde lo lleva el viento. El poeta debe sumergirse en una sociedad resquebrajada hacia el bagaje ético que se encuentra irremediablemente bajo la superficie. Es la defensa de la utilidad de la poesía que muchos niegan.

Hoy en México la 4T ha traído consigo vientos de cambios pero también un ambiente hostil. Una pregunta forzada ¿ el poeta donde está situado el día de hoy? En la banca partidista o en la inminente realidad que nos abraza.

 

 

CUANDO UNO EXPONE

Cristina Arribas González

 

 

El ejercicio de exponer es un acto de vacío. Uno se vacía al exponer una obra. En el caso de la pintura, y en mi caso, me vacío de tal forma que me siento triste. La tristeza es el lugar del desalojo, de la oportunidad del cambio. Cuando uno expone se enfrenta no al otro, ni a su consideración. La obra personal no es materialmente asequible a la opinión; necesita de un gusto por la estética, aquí hablo en términos de ÉTICA estética. La obra de estas características no es materialmente asequible al dinero. No tiene un precio en el mercado. Cuando uno expone realiza un gesto hacia uno mismo. Es un trabajo de configuración espacial, de lugar. Da un lugar a lo creado. Llevo años creyendo que hacer lo que hago no es igual al trabajo del artesano, del profesional del arte. Está más cercano a la palabra. A la DIALÉCTICA. Entendida como herramienta de la Hermenéutica. La dialéctica se acerca a la interpretación, a como uno se coloca o sitúa en el plano cívico, de la polis, de la vida, del alma. La filosofía ahonda en la raíz de la polis. Vivimos en términos filosóficos. Esto qué quiere decir. Que procuramos interpretar lo que se nos ha sido dado, inconscientemente también. Somos una especie caduca, cercana a la muerte. Esta consciencia mortal nos configura como intérpretes universales.

 

 

Lunes, 08 Julio 2019 01:26

CUANDO REGRESE A LUVINA Mar De la Cruz

 

 

CUANDO REGRESE A LUVINA

Mar De la Cruz

 

 

 

Ay Luvina ¡Cómo anhelo las palabras de mis muertos, el paseo por las nubes, la vista a lo lejos de la montaña al pie de nuestro caserío de tejas de barro negro!

Los colores de los rehiletes, el sarape de lana, el aroma almibarado de la Feria, tomado de la mano de mis padres.

Tus días de sol para poblar el valle y no solamente quemar huesos y gargantas.

Lugarcito escondido de paz donde cante corridos, antes que ser un laberinto de desolación.

Promesa de locura de artista, antes que esta avalancha de alucinaciones cercanas a la muerte.

Hubo arboles de madera con copas altas donde ahora hay cruces hechas de ramas secas sobre los cadáveres que guardas.

Todos me vieron crecer y fue su tiempo de irme lejos para “mejor vida” para perderme y no encontrarme; para llorar por los abandonados y  saberme uno de ellos.

Extraño tu sitio y arrepentido he regresado a tus veredas que ahora son señuelo para carnada que conduce a tus soledades, al hartazgo de días repetidos, a la sed que no se sacia, al peligro de la extinción de tus aves de Paraíso que se burlan de tus habitantes envejecidos que no tienen alas, sólo piernas de barro, memorias del pasado.

Ahora mi gente se ha tornado gris, sobreviven entre rocas los únicos que se adaptan con caparazón y púas para quienes la belleza les fue estorbo.

perdieron la guerra,
quedaron ciegos, mancos,

apenas cuentan cómo era la vida

por estos sitios
de tanto doler, insensibles.

 

No estuve aquí para salvarte
Cuando quemaron tus manos
Cuando desollaron tu tierra

Que no tenía más tesoros que tus raíces

Que esa esperanza de futuro

Que nunca llegaría

Por la desgracia

De diezmarte, haciéndote tierra de nadie.


Se hicieron pedazos tus cantaros de yeso.

 

Ninguno cantará de ti más que la canción de la llorona.

 

No estuve para defenderte
Mientras te desangrabas.

 

Cuando volví a tu cementerio
ya era otro siglo
ya no estaba ninguno

El paisaje ha cambiando

Yo mismo soy un paria envejecido
que sucumbe ante los recuerdos
que tiene miedo
mientras cae la noche
y se escucha el silbido del viento.

 

 

LUGARES COMUNES

Después de tantas muertes
oscuridad en flor
flores en la oscuridad
silencios sin fin
cartas concluidas
viajes en espera
besos no deseados
caricias que se esfumaron
hormiguitas que perdieron el hogar
entre pompas de jabón
sabores de helado repetidos
películas de siempre
comida hasta el hartazgo
amigos que se fueron
amantes confundidos
telarañas que tapizaron
tardes aburridas
búsquedas sin sentido
mi más sentido pésame
mi más pesada soledad
soles, lluvias, febrero locos
Abril que nunca llegó
tus triunfos y mis derrotas
tus canciones para tantas
mis poemas sin compartir
El teatro cerrado
La comparsa anestesiada
La mulata de Córdoba
Sin vestido rojo
Otro otoño con inviernos
Océanos de improbabilidades
Palabras, tan solo palabras
Y la vida, mi vida
No eres mío
No soy tuya
Somos lo que somos
- dices laberíntico-
Y comprendo
Que peces de la misma charca
Confluimos en algún acuario
Lejos del trópico
Con miedo al cáncer
mientras la gangrena carcomía
La pupila dilatada
para no mirar
Mientras la abundancia
condenaba al gusto
a la simpleza.
El cuerpo sigue allí
El alma ausente
El espíritu indómito
Se retuerce
Pura realidad
Pura pantalla
De un sistema que vende
Al que nos vendemos
Perros hambrientos
Guardianes del destierro
Pasarán los años venideros
Ojalá no recoja por siempre
Esqueletos de estrellas.

 

(Esto queda entre Silvio, Sabina y yo)

Mar De la Cruz

 

FEMME FATALE


Se levanta a las tres de la madrugada y se da cuenta que está harta de las poses donde la perfección es la exigencia de la pantalla chica del barrio.
Se descubre musa enloquecida cual papalota atrapada en caja de cristal, reaccionaria ante los nichos que se construyen a vírgenes inmaculadas de La Concepción.


La curva de su espalda desnuda es la soledad de los gatos en manada detrás de una luna de papel.


Y se asoma a mirar la colección de estampitas de Doña Emilia, que tiene la manía de fotografiar instantes perennes de un mueble, una mesa, nuevos estantes para el armario, ordenando metros alrededor.


Sus manos se incendiaron con la luna, no fue poesía sino inmolación.


Las estalactitas tapizan los pies del peón que no tiene calzado doble y recorre la senda de todos los días, mientras se abra el portón y la valeriana dure.


En algún lugar del secadero hay una cascada que fluye y que posterga lágrimas exclusivas.


Mientras avanzan las horas, antes del amanecer con uñas afiladas se bordan pañuelos con iniciales de héroes anónimos.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Publicado en OIDOS NEGROS(Poesía)

 

 

LOS INMIGRANTES DEL SUR

JAVIER MEJIA

 

Conjuro de sierra mar y selva

que se cierne desde las

lunas más pretéritas

sobre los rostros piel

de felino acorralado

 

Una historia mágica

los señala portadores de

una simiente cósmica que

había de perpetrar el futuro

pero los astros tenían algo

de su fatalidad genómica

y ciudades y dioses

yacen calcinados en

los páramos de una memoria

en colapso

 

La suma cruel de los siglos

los halló en la sima

de las modernidades

con apenas futuro de

jornales

y retoños de machete en

las falanges

lejos de los sueños septentrionales

cautivos de un ecuador

poderoso y sangriento

evocación de primigenias

potestades

 

Destino de jaguar

apareado con la muerte

vacila

inaugura sendas

gravita fantasmas

el paisa ya no transuda

cañaverales

ni germina más de la tierra

el sustento

sombras de nubes sintéticas

oscurecieron los corrales

 

El ogro mercantil

de las ciudades

trasmutó el hambre

en sueños flacos

de identidades rotas

de fieros desarraigos

de largas proles obsesas

en la ensoñación del dólar

que tomaron forma y cuerpo

en las rutas del bisoño

imperio

 

El paisa sorbió presuroso

el café

postrer aroma de la

sobria choza

los faros tristes

de tantas miradas

son rocas en su precario

bastimento

la madrugada

aliada de mil calendarios

propuso un brindis de luceros

por la última vereda hollada

el chucho

lamió la sal curtida

de sendas jornadas

estériles

 

El río grande

se fue haciendo

mínimo océano

al cruzar la frontera

frontera de los mismos sones

que nos hacen un

cuerpo infragmentable

fronteras que nos vuelven

escupibles

escoriables

degradables

 

Los muchos paisas que

treparon el lomo acerado

de la bestia

sus entrañas secas

comparten el sueño unánime

de lo trágico

tragedia de esperanzar cada día

de exprimir el rezo

hasta saciar el hambre

 

En viejos años

hasta nostálgicos

era el hombre hecho

quien hacía las leguas

interminables

hasta las permeables y

dóciles alambradas

 

Apenas ayer

postales cruentas entre

La chusma ví

morenas madres amamantando

niños adolescentes

mutándose hombres

núbiles caderas con

el signo de precio

míticos éxodos bautizados por

la modernidad

 

LA BESTIA

es una feria de suertes

elongado gusano ahito y

exhausto

que tira los dados

entre los rieles

por veces

sortea algunos brazos y piernas

otras reclama todo

el bulto y su futuro

las más

te ofrenda al buitre autoridad

 

Gordo insaciable totémico

con brazo tricolor y

escrúpulos muertos

que encierra y pregunta

pregunta y aprieta

y exprime y exige

el óbolo de la miseria

so pena de desandar lo

andado

 

Algunos paisas se aprendieron

el masiosare

y hasta la gracia del sr presidente

eso y su suerte

los llevó a la frontera mágica

un primo quedó a la mitad

del camino y mochado de

las inferiores

un tío se hizo rata

en la metrópoli

tino y finura lo llevaron

a ser guarura

hubo otros anónimos

de la esperanza

que en una zanja terminaron

su periplo

masacrados por animalesca

entraña

 

El fronterizo coyote

aulla y masculla

azuza y dispone

acorrala y exige

los hay de diversas cepas

quienes te ofrendan

al desierto padre

quienes trasponen radares

y mallas

y te depositan en el

fosco asfalto

 

Al cabo de algunas

nostalgias lunares

Pantaleón lava platos

orientales

el pijuy pinta muros de

cascarón

Rigoberto (que ya donó un riñón)

corta el césped de una

extraña manera

la buena de la griseida

dice ser feliz

cuidando querubines albos

a los que no les huele

la caca

 

El día de asueto convoca

plomizos bermejos despiden

la tarde que engulle

los ecos de la rebatinga verbal

por el futbol

algunos parientes muertos

las budweiser

que saben a panela y cucaracha

el terruño que se desangra

 

A saber

Lo que es un asado

En el traspatio del ghetto.

 

 

 

CHALCHIHUITAN.

 

Niños

con hambres viejas

Viejos

con cicatrices nuevas

Mujeres y su fardo

de inframundo

desfilan la cuesta del

exilio

Han de transitar

los bosques de hielo

que no saben ser

piadosos

anfitriones de la muerte

aislados

en la bruma negra

 

Quizá  imaginemos

sus preguntas milenarias

el costo de ser proscritos

la rabia de sus acosadores

SOLOS

ante el gran monitor

que vigila su muerte

ante nuestras conciencias

que no pesan un gramo

 

El gran búho que

los acompaña

sabe que son oferta -

demanda

para las hienas de la

democracia

los propietarios de la

justicia

 

Habrá

hora

sitio

para rendir cuentas?.

Publicado en OIDOS NEGROS(Poesía)
Viernes, 05 Julio 2019 05:01

EL OTRO ESCENARIO / Homenic Fuentes /

 

 

EL OTRO ESCENARIO

Homenic Fuentes

 

 

 

Esta vez, el último momento  de su transformación y el más placentero fue cuando acomodó la peluca en su cabeza. Dejaba de ser Fabián, para convertirse en uno de los tantos payasos del circo. Enseguida ajustó alrededor de su cuerpo los tirantes. En el camerino, las pinturas y cada uno de los utensilios para el maquillaje esperaban. Miró a través del espejo un rollo grande de cinta adhesiva y pensó brevemente que desentonaba con todos los objetos multicolores. Sin dejar de mirar en el espejo se llevó las manos al cuerpo, sintió una pesadez aprisionando el pecho y su espalda. Hecho un vistazo  al reloj,  un tic tac  no audible se aferró al corazón. Pero esta vez se sintió un payaso perfecto, los grandes zapatos. El enorme traje y  un mínimo movimiento de boca y las líneas marcaban uno redonda sonrisa. Hoy sería un gran día. Camino al escenario hizo un recuento de su viacrucis. Primero las vejaciones en los autobuses intentando hacer reír a todos los pasajeros, para luego recibir a cuenta indiferencias. Luego, las fiestas infantiles a domicilio, ¡cuantas veces lo habían echado a patadas por su aliento alcohólico. Después los burdeles precarios, oliendo a orines. Corriendo  la pintura del  rostro en una vagina oxidada. Las imágenes asquerosas de su vida, serían reivindicadas, nada ha sido en vano. Hoy será un gran día, el odio le brota como agua bendita de las heridas.

 

La función comienza, el payaso brinca, grita, se divierte por primera vez. Aplausos, bravos, carcajadas saliendo de su cauce. La rutina la sabe a la perfección, tantas veces al día, a la semana, al mes, al año… Las personas de pie aplauden, él logra ver los rostros alargados, los cuerpos doblados, y es entonces cuando entiende la verdadera razón del circo: desquiciar, al espectador llevarlo de la mano al sitio más oscuro de su ser para hacer brotar la gran verdad: el gran ridículo de nuestra especie.

 

Los hilos se mueven. El payaso siente un leve roce de la cinta adhesiva  pegado al cuerpo. Las luces se dirigen a él para la gran despedida. Levanta las manos, recibe  los últimos aplausos mientras un olor a pólvora lo desintegran. La explosión extiende sus dedos incandescentes. Hilos delegados de sangre brotan  a velocidad de los oídos, en seguida el circo destrozado, cuerpos mutilados, Mano, hígados, páncreas, dedos, ojos regados por el suelo. Los colores carmesí salpica la vista, el humo crece y forma una gran carpa espesa y negra sobre los cuerpos. El bullicio y la sicosis se desbordan y en el ambiente el gran acto: un payaso desde el otro escenario

                               cuelga

                                         efusiva

                                              carcajada.

Publicado en NARVÍBOROS(Narrativa)

 

 

Dos libros de poesía que no vale la pena leer.

Adán Echeverría.

 

 

En primera instancia hay que señalar que los poetas mexicanos han decidido que "amarse antologías", es lo que funciona para poder llegar a un público mayor. Mientras más "poetas" se incluyan en la obra, se tiene la esperanza de alcanzar un mayor número de lectores.

Muchos editores de poesía (que las más de las veces también se presienten poetas: yoteedito-túmeeditas), imprimen, copian, editan, compilan, los poemas de sus poetas admirados, amigos admirados, amantes admirados, compañeros que pueden unir su nombre al suyo y ser una dualidad artística editor-autor-editor: "Edité a Fulano, y cuando alguien hable de este Fulano, sabrán que yo lo edité, y hablarán también de mí".

En segunda instancia hay que señalar que al menos 60 páginas forman un libro; ya sea de poesía, cuento, de lo que sea. Sesenta páginas tienen que ser lo mínimo. Todo aquel texto que tiene menos de 60 páginas, es un cuadernillo, al que en el medio literario conocemos como plaquette.

En tercer lugar, hablemos del tamaño. Los libros deben estar en un tamaño que va, de la media carta al medio oficio. Pero la mayoría de las editoriales independientes apunta incluso al 1/4 oficio o al 1/4 carta, y con eso juegan para alcanzar el número de mágico de las 60 páginas, y poder tener UN LIBRO, aunque el original del autor apenas alcance las 20 páginas Esto con la finalidad de ahorrar recursos para la impresión.

En México, para los editores de poesía, los libros que tienen que formar parte de su colección son: al menos un becario del Fonca, al menos un poeta con un premio nacional. A éstos hay que pagarles la edición o, mejor dicho, a éstos no hay que cobrarles. Y sumados a los mencionados, faltará incluir a los novios, novias, amantes, a ésa chica que te prometió las nalgas si la editabas, y los amigos de borrachera y drogas, pero claro que sí. Gran parte del mundo editorial en México viene con estas presunciones.

Es por eso que siempre he hablado de los Altibajos en la Poesía Mexicana, porque se notan los desniveles entre la obra de los autores, entre los libros de un mismo autor, e incluso el desnivel puede observarse en una misma obra, entre un poema y otro, e incluso hay casos —donde la soberbia y la falta de taller predominan— en que los poemas se caen, es decir, un mismo poema no se sostiene.

Los premios municipales, estatales, regionales, nacionales, no son el sitio donde uno puede encontrar a los mejores poetas, ni los mejores poemas, y nadie podrá decirte lo contrario. Baste que leas a los autores. Porque la repartición de presupuestos siempre seguirá

amarrada a las intenciones de quienes convocan y de los que acaban siendo jurados. Por ello los libros de estos poetas de al menos 60 páginas, puede contener dos grandes poemas, apenas, algunos versos rescatables, y paren de contar. Son libros que no se sostienen con 60 páginas.

Y de esos libros, acá les presento algunos:

1. "El tema de la escrofularia", de Maricela Guerrero. Editado en el 2013 por Editorial Piedra Cuervo y Ediciones de La Esquina. Cuenta con un dibujo en la portada creado por Amaranta Caballero Pardo. Entonces de nuevo vemos: la amiga Amaranta, buscando que editen a la amiga Maricela. ¿Y la poesía? Bien, gracias.

El contenido "poético" del cuadernillo es escaso (el trabajo se presenta en 56 páginas, siendo siete las primeras páginas de portadillas y créditos, y seis páginas más en blanco y contraportadillas para cerrarlo). El 'texto poético' de Maricela Guerrero va de las páginas siete a la página 48. Es decir: un texto de 41 páginas.

¿Y qué se encuentra uno mientras lo lee? Se encuentra con cosas tan 'interesantes' como: alusiones al Himno Nacional (una bestia en cada hijo te dio / un hígado en cada hijo te dio); alusiones a rondas infantiles (las mariposas se columpiaban / sobre los brazos / de una araña), que vuelve a repetirse (una niña se columpiaba sobre la tela de una araña / como veía que resistía); interacciones con una canción del grupo ochentero de mujeres que se llamó ‘Fandango’, y cuyo único éxito fue: Autos, Moda y Rock and Roll, y con la letra de la canción Imagine, de John Lennon, alusiones a la saga de Rápido y Furioso, con tal de criticar el operativo, que bajo el mismo nombre permitió que miles de armas se introdujeran a México, y desaparecieran en manos de los grupos del crimen organizado. La crítica social, la crítica al estado, bien. ¿Y la poesía? El panfleto no funciona, la poesía menos.

El lenguaje poético que la autora intenta es más o menos en este tono, permanentemente: "Rápido y furioso, qué buen nombre que puso el director de la oficina de alcohol, tabaco, armas de fuego y explosivos: en el 2006 le llamaron receptor abierto traspiés y puntapiés y malos juicios".

¿En serio? ¿Escucharon ustedes el lenguaje poético, disfrutaron ustedes la poesía que la autora plantea? Pero claro que no, tienes más poesía muchas columnas que aparecen en los periódicos. Subirse a la mesa del panfleto, de la crítica social y de gobierno, requiere una gran atención poética. Bertold Brecht siempre logró evidenciarlo en el poema Hollywood, en el que dice: “Para ganarme el pan, cada mañana / voy al mercado donde compran mentiras. / Lleno de esperanza, / me pongo en la cola de los vendedores”.

Y eso es todo. ¿Ves, Maricela? El intento de la poesía panfletaria, de la crítica social se agradece, pero en este poemario hizo falta mucho más.

Pero, bien, anímense a leer la obra. Si quieren no me crean. O mejor no lo hagan, pues no vale la pena perder el tiempo en algo que no genera ninguna emoción. Ahora que, si se animan, yo los invito a detenerse apenas en el poema: "Desapariciones", de la página 37 del poemario. Quizá éste texto sí pueda funcionar.

2. Repasemos un segundo libro de poetas mexicanos que no vale la pena leer. Hablemos de: “La doncella negra” de Esther M. García. Editado en el año 2010 (cuando la autora cumplía los 23 años), por Regia Cartonera, Monterrey. Consta de 76 pp. La autora escribe pensando “que todos sus dramas son poesía”, buscando en casi todos sus poemas el “efectismo”; y lo que es peor, piensa que tenemos que condolernos con sus letras. Esta soberbia en la escritura nos hace percibir que la autora es incapaz de mirar la serie de errores que comete al escribir. Sobre todo, la falta de taller literario, la falta de autocrítica sobre lo que escribe. La autora divide el libro en seis apartados: ‘Ojos de niño’, ‘La doncella Negra’, ‘Eros’, ‘La Galería’, ‘Lugares para habitar’, y ‘Entropía’. Los descuidos de la autora son varios, pondremos algunos ejemplos: “Mi dedo índice decide el destino de la hormiga”. ¿Alguna letra “d” más? En general, en ese primer poema denominado ‘Destructor’, la autora escribe 43 veces la letra “d”. (página 11)

Podemos contar incluso las rimas internas y los ecos rimados, que la autora produce: “Me venden en el supermercado caro de la vida”(pág. 12); “de un antiguo y rojo pájaro / que hace años” (pág. 12); “Con tu puchero-lucero”; “Levitas levemente y te lleva el viento, / junto a las hojas de los árboles marchitas por la arena del tiempo” (pág. 15); “envuelta en papel viejo sin un tarjeta / sin un “te quiero” ni abrazos ni besos” (pág. 16); “Creó suaves telas con sus acordes / que llenaban de color las habitaciones” (pág. 19); “a las cucarachas en ruiseñores y / a las tarántulas en flores”.

Hasta acá llevamos 19 páginas de las 76 que contiene el libro. Es decir, el 25% del poemario está lleno de errores. ¿Qué se está cantando en este libro? Apenas efectismo. Los pobres niños, los malos padres, bu, bu, bu, y nada más. Pero sigamos evidenciando las rimas internas de la autora: “Sólo con mi madre y un perro / que por las noches ladra al viento”. “No tendrían miedo de tomarme de la mano / Nadie me vería con desagrado” (pág. 20). Usted recuerde que la rima se basa en la terminación de las últimas vocales de una palabra, puede ser una rima idéntica, o una rima fónica como en el caso de los ‘versos’ de la autora. Sigamos, esto es una joya: “como costra marranosa” (pág. 22), maravilloso símil que la

autora ha creado. Una más: “y entre ida y venida un poco de ellos se iba / despacio por el agua de las cañerías” (pág. 23). “que me roza el oído como un cuchillo” (pág. 36). “es lo único que siento y veo la tenue luz en el techo” (pág. 37). “agarrados de la mano”, (pág. 40) ¿Es en serio, poeta? “Pero el mundo sigue girando, / el sol alumbrando” (pág. 45). “Ahí mismo llega tu musa roja y / algo en tu interior se descontrola” (pág. 46). “Hay pasillos de interminables recuerdos, / así como habitaciones llenas / de retratos y ecos viejos” (pág. 60).

Pero eso no es todo, además tendríamos que enumerar los errores de redacción: “arrullándose en ratos”, “La casa se cae en pedacitos” (pág. 15); “Mi hermano teje sonidos / con sus manos en su guitarra” (pág. 19). “Todo él recorre el líquido rojo / en mis venas que es su nombre” (pág. 35). Llegamos, con mucha disciplina, a la mitad del libro y esto sigue mal.

Porque todo tiene que ver con la falta de taller, con la falta de autocrítica, la falta de revisión, la falta de saber qué es lo que hay que borrar. He acá un claro ejemplo: “La perfecta maldad / nacida del vientre de la poesía / dormita entre sábanas de rosa y espinas” (pág. 38). La autora es incapaz de borrar el tercer verso, que hace que se caiga la idea. Porque lo que es grande en el inicio: “La perfecta maldad / nacida del vientre de la poesía”. Para qué agregar más. Y lo peor, para qué agregar rimas internas: “poesía, dormita, espinas”, cuando pude terminar el verso en “poesía”. Esto es la clara evidencia de cómo el autor puede arruinar su propio trabajo, por no corregir.

Errores ortográficos: “para decirme cuanto me amaba”, (que desde la pág. 16 se repite al menos tres veces) ¿acaso ‘cuanto’ no debe llevar tilde, y escribirse ‘¿cuánto’?; el equivocado uso de los artículos como: “envuelta en papel viejo sin un tarjeta” (pág. 16). El equivocado uso de la palabra “porque” como en “por que los ciegos no los pueden ver” (pág. 60)”. Se trata de un trabajo editorial tan fallido, que incluso repita un poema en la página 40 y en la página 65, todo un poema de dos páginas. O el desconocimiento del lenguaje, tanto de la autora como de sus editores: “De las mujeres con el pelo pringoso / y embarañado”. ¿Embarañado? ¿No habrán querido decir ‘enmarañado’, es decir hecho una maraña de pelos? (páginas 40 y 65).

El tremendismo de la autora es tan cándido: “Yo amo estas calles / aun si huelen a mierda”. “Las mujeres golpeando al niño”. “Aquí huele al vómito de la muerte”. Su efectismo, tan cursi: “y lloran, amargamente, por que los ciegos no los pueden ver” (pág. 60). “y sus enormes ojos tristes de tanto ver / la felicidad” (pág. 60). Porque ocurre, y mucho, que no puedan entender que “no todos tus dramas son poesía”, y como no lo entienden, escriben

y publican cosas como: “los recuerdos de un padre y esposo que se fue / junto con el último gramo de comida / y el último rastro de felicidad”. O pretenden ser críticas sociales: “Primero cómprate las tetas de silicona más caras y / luego cambia tu rostro” (pág. 70).

Pero como pasa cotidianamente con los poetas mexicanos. En este libro, uno puede quedarse con algo; que aunque pueden ser poemas también cargados de efectismo y tremendismo: “la rosa que no tiene pétalos sólo espinas”; al final se puede encontrar con buenos versos, como: “masticadas por el gran diente fervoroso de la religión”. Y es precisamente el poema que da nombre al poemario. Se trata del poema: ‘La doncella Negra’, (pág. 27), al menos los fragmentos I y II. Porque el fragmento III, es de un tremendismo tan vomitable; que si se quita del poema el poema crecería y mucho.

O también quedarse con el fragmento II, del poema titulado: “Henri Ford Hospital” (pág. 49), y hablo del fragmento II, porque luego el poema vuelve a caerse por el “tremendismo” y el “efectismo”, que la autora quiere imponer a fuerza en sus textos. El no saber dónde terminar el poema, vuelve a hacer que el poema se le caiga, y las rimas internas y los descuidos vuelvan a aparecer: “No quiero llorar, no quiero, / pero a veces hay un petirrojo en mi pecho”. Y si uno avanza un poco más, quedarse con el poema “Árbol”, de la página 62.

A manera de conclusión tenemos que repetir que no todos los dramas del autor son poesía. Pueden volver poemas, siempre y cuando el artificio en la hechura del texto presente el esfuerzo del poeta. La idea personal está ahí, en la universalidad de la emoción. El autor tiene que alejarse del texto, escucharlo en voz alta, corregir. Un autor no puede darse el lujo de publicar un texto donde se observan errores ortográficos en su trabajo. Del trabajo editorial tal vez no pueda hacerse responsable, pero sí lo es de la obra escrita. Es necesario abandonar el tremendismo, abandonar el efectismo en la poesía. Si todo está dicho, es labor del poeta decirlo de una forma nunca antes dicha.

Publicado en La pluma sobre el ojo

 

Nieve y otros poemas

PANAGIOTIS TZANETATOS

 

 

Nieve

 

Tiembla la tierra fría.

Muertos en los ramos los

pájaros.

Debajo de la nieve florece

el llanto de las flores.

Debajo del cielo

se oye

el sonido de una vida cristalina

que se agrieta.

Afuera está cayendo frío

la nieve como marfil está

al borde de nuestro tejado

en nuestro jardín asustado

en los rincones ocultos de nuestro

patio.

Afuera están cayendo sueños.

Ven hace calor aquí.

…………………………………………………………………………………………..

 

 

Réquiem

 

El unos se va, después del otro.

Solos. Tan jóvenes y solos

en ese mundo

que ya no queda

nada más, que

el Amor.

…………………………………………………………………………………………….

 

Entre tus puntas

de dedos

tenebroso pasa

el río de mi vida.

Un instante basta para que me pierda

dentro de ti

y después eternamente tuyo

seré.

(Inédito)

……………………………………………………………………………………..

 

Son unos instantes

que abandonaron al tiempo

y viven su vida

dentro de nosotros.

Son unos instantes

de relojes parados

que tomaron el camino

de la eternidad

a través de la memoria.

(Inédito)

 

Publicado en OIDOS NEGROS(Poesía)
Página 1 de 2

Invitados en línea

Hay 5064 invitados y ningún miembro en línea