BlogRead the Latest News

 
La Piraña - Elementos filtrados por fecha: Octubre 2018

 

 

 

 

 

ERIKA MARTINEZ

 Poemas de “Chocar con algo”,

Pre-Textos, Valencia (España), marzo de 2017

 

 

 

MORIR  EN  CHILE

 

Nunca me lo dijiste en Atacama.

Ni siquiera cuando nos refugiamos

en una choza construida

a base de paja, barro y clichés.

Luego te fuiste, ¿adónde íbamos?

Hay culturas que colapsan

siu dignarse a legar explicación.

 

Nos pasábamos el día conversando

y cada noche mientras dormíamos

nuestras mochilas seguían escuchándose

a través de unos auriculares

tendidos como pelo entre dos tumbas.

 

A veces nos llega el efecto de algo

que aún no ha sucedido pero bulle.

Si trastorna las etimologías

puedes llamarlo amor.

 

 

DESARROLLISMO

 

Es invierno y la luz escorada enfatiza

el tedio urbano de la costa.

 

Para darle prestancia al paseo marítimo

han puesto un estanque con patos.

Pero los patos están muertos:

amanecieron flotando a la deriva

como una conversación desganada.

 

Nadie escuchó los perdigones

(los tractores van y vienen

volcando arena sobre la orilla)

aunque un tipo que hacía footing

los vio pasar dándose aires

con un disfraz ridículo de caza.

Eran, se dice, ellos.

 

Mientras llega la policía,

un anciano echa pan duro a los patos.

¿Que pensarán antes de irse

los cuerpos que se demoran?

 

La playa está desierta y los toldos bicolores

agitan sus geometrías baratas.

Ocultando el sonido de las olas,

se escucha ese pitido intermitente

que emite un tractor justo antes

de chocar con algo.

 

 

 

 

BIBLIOTECA

 

Si el mundo entero ardiera, la camara blindada aguantaría y, en su interior, los manuscritos. Imagino un paisaje ensimismado, ya sin bosques ni ciudades ni criaturas metabólicas: un no-paisaje.

 

Hay palabras que mudan de lengua en lengua. ¿Que significarían si no quedara un solo hablante para decirlas? Los libros a expensas del tiempo, alejándose de sus referentes.

 

Un ojo púrpura custodia el aura de los manuscritos. Si supiera la ciencia fïcción cuánto le queda para alcanzarnos. El porvenir es ese lugar donde se cruzan lo que pensamos, lo que no sabemos que pensamos y la quiromancia. Adónde iré si le susurro a quien soy que se vaya.

 

 

HUNDIR  EL  TENEDOR

 

¿Quién quiere echar en el carrito de la compra un alimento con retina? Hay paz en las bandejas transparentes de carne procesada.

 

Un plato de comida es abstracto. El corazon de una musa, grotesco (qué ruido hace el desagüe sensiblero de su tórax).

 

A menudo me repito: debo quitar yo misma la vida que me nutre. Pero siempre confundo el protocolo.

 

Mi madre desnucaba a los conejos que sus pacientes nos regalaban. Creo en la feminidad de su poética y en la fiesta de aquello que respira.

 

¿No tiene el karma forma de joroba?

 

Escribir da tanto miedo como hundir el tenedor en algo que te sostiene la mirada.

 

 

 

 

ERIKA MARTINEZ

 

Poèmes extraits de “Chocar con algo” Ed. Pre-Textos, Valencia (Espagne), mars 2017

 

Traduction de Miguel Ángel Real

 

 

 

MOURIR AU CHILI

 

Jamais tu ne me l'avais dit à Atacama.

Même pas quand nous nous réfugiâmes

dans une cabane construite

à base de paille, de boue et de clichés.

Ensuite tu es parti, où allions-nous?

Il y a des cultures qui s'écroulent

sans daigner laisser une explication.

 

Nous passions nos journées à parler

et chaque nuit pendant que nous dormions

nos sacs à dos nous entendaient encore

à travers des écouteurs

tendus comme des cheveux entre deux tombes.

 

Parfois il nous arrive l'effet de quelque chose

qui n'est pas encore arrivée mais qui bout.

Si cela bouleverse les étymologies

tu peux l'appeler amour.

 

 

 

 

DEVELOPPEMENT

 

C'est l'hiver et la lumière décalée souligne

l'ennui urbain de la côte.

 

Pour donner de la prestance à la promenade maritime

on a mis un étang avec des canards.
Mais les canards sont morts:

au petit jour ils flottaient à la dérive

comme une conversation lasse.

 

Personne n’entendit les plombs

(les tracteurs vont et viennent

en versant du sable sur la rive)

même si un type qui faisait du footing

les vit passer en se vantant

avec un déguisement ridicule de chasse.

C'étaient eux, dit-on.

 

En attendant la police

un vieillard lance du pain dur aux canards.

Que penseront avant de partir

les corps qui s'attardent?

 

La plage est déserte et les stores bicolores

secouent leurs géométries bon marché.

Occultant le son des vagues,

on entend ce sifflement intermittent

qu'émet un tracteur juste avant

de heurter quelque chose.

 

 

BIBLIOTHEQUE

 

Si le monde entier brûlait, le coffre-fort résisterait et, en son intérieur, les manuscrits. J'imagine un paysage songeur, enfin sans forêts ni villes ni créatures métaboliques: un non-paysage.

 

Il y a des mots qui muent de langue en langue. Que signifieraient-elles s'il ne restait pas un seul locuteur pour les dire? Les livres aux dépens du temps, s'éloignant de leurs référents.

 

Un œil pourpre veille sur l'aura des manuscrits. Si la science-fiction savait le temps qu'il lui reste pour nous atteindre. L'avenir est cet endroit où s'entrecroisent ce que nous pensons, ce que nous ne savons pas et la chiromancie. Où irais-je si je murmure à qui je suis de partir.

 

 

ENFONCER LA FOURCHETTE

 

Qui veut mettre sans son caddie un aliment avec de la rétine? Il y a la paix sur les plateaux transparents de viande transformée.

 

Une assiette de nourriture, c'est abstrait. Le cœur d'une muse, grotesque (quel bruit fait le déversoir mièvre de son thorax).

 

Soudain je me le redis: je dois enlever moi-même la vie qui me nourrit. Mais je me trompe toujours sur le protocole.

 

Ma mère brisait le cou des lapins que ses patients nous offraient. Je crois à la féminité de sa poétique et à la fête de ce qui respire.

 

Le karma n'a-t-il pas une forme de bosse?

 

Écrire fait aussi peur que plonger sa fourchette dans quelque chose qui tient ton regard.

 

 

 

Compendio poético de

ISABEL ALAMAR

Traduction de Miguel Ángel Real 

 

 

 

 

Hay mujeres

que un día salen del mar

pero siempre escuchan

sus olas que les laten

en el pecho como

enormes y blancas

caracolas de vida.

 

"Cantos al camino" 

 

 

 

 

***

 

La brisa fría

de la mañana me recuerda

que estoy viva

algo despeinada, pero viva.

 

 "Cantos al camino"

 

 

***

 

La poesía es ese río mágico

que no desemboca en el mar

sino en  nosotros mismos.

 

 "Cantos al camino"

 

***

 

 

 

SINTAXIS DEL VÉRTIGO

 

La palabra justa, el adjetivo preciso,

el adverbio certero e invicto,

descarnado el verbo,

después una riada de sinestesias y tropos.

 

Y justo en medio nuestros dos pronombres atomizados

en lacerante sintaxis.

Y, para terminar,

muchas dosis de vértigo.

 

(De A la intemperie de tu boca)

 

***

 

ME GUSTA CUANDO LA POESÍA

 

Me gusta cuando la poesía,

desenfadada,  sale a la calle,

con vaqueros y el pelo suelto,

desmelenada.

 

Se compra el periódico,

pasea a su perro,

se toma un café solo

y si la dejas te lee hasta los posos.

Inédito

 

 

***

 

TE BUSCO, TE DESEO

Desde los cielos más transparentes

hasta las tierras más sombrías

pasando por montañas y ríos,

con sus afluentes, deltas y rías,

te busco, te deseo.

 

Entre sílabas inexistentes

y asteriscos impronunciables,

que se mueven frenéticos

entre el sol y la lluvia,

te busco, te deseo.

 

En la tangente misma del rocío

y con logaritmos de viento,

en esta noche yámbica

en que nuestras pieles

se tornan halógenas

te busco, te deseo.

 

Con lentitud rauda,

repicando por dentro a vientre desatado,

a la vanguardia de lo decible e indecible,

te busco, te deseo.

 

(De A la intemperie de tu boca)

 

 

***

 

TIROS DE AGUA

 

Potenciaré tus labios

con mi saliva abrasiva,

con mi textura de loba arcaica,

con mis tiros hechos aguas.

 

Potenciaré tus besos de almíbar,

con mis hebras de savia

y con mis tijeras de plata.

 

(De A la intemperie de tu boca)

 

***

 

EL NENÚFAR NEGRO

 

Con una negritud casi boscosa, el nenúfar negro

mueve sus pétalos con una cadencia exasperante.

Trata de despertar la liturgia de la carne,

busca la celebración de los sentidos.

Que retumben las sábanas de su celda interior.

Ya están preparadas la hostia consagrada y la capilla vibrante,

Ya solo cabe esperar  las olas que le traerá la marea en cadena.

 

En la noche negra, de una negritud casi boscosa,

el nenúfar negro abre a la marea sus pétalos,

más dulces que mil panales.

más suaves que mil sedales.

 

(De A la intemperie de tu boca)

 

 

 

ISABEL ALAMAR

 

Traduction de Miguel Ángel Real

 

 

Il y a des femmes

qui un jour quittent la mer

mais elles écoutent toujours

leurs vagues qui battent

dans leur poitrine comme

d'énormes et blancs

coquillages de vie.

 

***

 

La brise froide

du matin me rappelle

que je suis vivante

un peu décoiffée, mais vivante.

 

***

 

La poésie est ce fleuve magique

qui ne se jette pas dans la mer

mais en nous-mêmes

 

***

 

Syntaxe du vertige

 

Le mot juste, l'adjectif précis,

l'adverbe adroit et invaincu,

décharné le verbe,

après une crue de synesthésies et de tropes.

 

Et juste au milieu nos deux pronoms atomisés

en une déchirante syntaxe.
Et, pour terminer,

bien des doses de vertige.

 

***

 

J'aime quand la poésie

 

J'aime quand la poésie,

désinvolte, sort dans la rue,

en blue-jeans et les cheveux détachés,

ébouriffée.

 

Elle achète le journal,

promène son chien,

prend un café noir

et si tu la laisses elle en lit même le marc.

 

 

***

 

 

Je te cherche, je te désire

 

Depuis les ciels les plus transparents

jusqu'aux terres les plus sombres

en passant par des montagnes et des fleuves,

avec leurs affluents, deltas et rias,

je te cherche, je te désire.

 

Parmi des syllabes inexistantes

et des astérisques imprononçables,

qui bougent frénétiques

entre le soleil et la pluie,

je te cherche, je te désire.

 

Sur la tangente même de la rosée

et avec des logarithmes de vent,

dans cette nuit ïambique

où nos peaux

deviennent halogènes

je te cherche, je te désire.

 

Avec une lenteur prompte,

en sonnant à l'intérieur le ventre déchaîné,

à l'avant-garde du dicible et de l'indicible,

je te cherche, je te désire.

 

***

 

Coups de feu d'eau

 

Je rendrai puissantes tes lèvres

avec ma salive abrasive,

avec ma texture de louve archaïque,

avec mes coups de feu devenus eau.

 

Je rendre puissants tes baisers au sirop,

avec mes brins de sève

et mes ciseaux d'argent

 

***

 

Le nénuphar noir

 

Avec une noirceur presque boisée, le nénuphar noir

bouge ses pétales avec une cadence exaspérante.

Il essaye de réveiller la liturgie de la chair,

il cherche la célébration des sens.

Que les draps de sa cellule intérieur résonnent .

L'hostie consacrée et la chapelle vibrante sont déjà prêtes.

Il ne reste plus qu'à attendre les vagues que lui apportera la marée à la chaîne.

 

Dans la nuit noire, d'une noirceur presque boisée,

le nénuphar noir ouvre à la marée ses pétales,

plus doux que mille ruches

plus suaves que mille empiles.

 

 

 

Compendio poético de

FABIEN DROUET

Traducción de Miguel Ángel Real

 

 

Recuerdo aquel viento

El sabor del pan en la calle vacía

Te perseguía como un niño

Tan ciego como la sangre

 

Recuerdo aquel viento

Que silbaba bajo una luna atenta

“Hermana, ¿cuánto tiempo tardaré

en dejar de ser sangre suya?”

 

Y quería que me dejaras atrás

Que nos perdiéramos para siempre

Pero el niño seguía persiguiéndote

Esperaba el próximo turno

 

Me presentabas como a un hijo

Recuerdo aquel viento

Yo ardía pero me portaba bien

Tan dócil como violento

 

Tengo miles de pedazos de iconos

Me encontraron en la calle vacía

Hicimos el largo viaje

Penetramos en la jaula

 

 

 

Cuelgan los cadáveres en los edificios las ruinas

Títeres exquisitos de ritmo monócromo

Al ver la ciudad su viento registra al gentío

Y los transeúntes tropiezan sin darse cuenta

 

Allá lejos el oleaje la brisa se extiende

Planetas sin ruido que nuestros sueños maquillan

Allá pájaros con pico regalan necrotecas

Para las miradas desviadas las razones de reinar

 

Esos dioses que olvidaron hacer ir salar la errancia

Con sus dientes afilados descarnar la luz

Y disfrazados de trance hipnotizan nuestros sentidos

Y los transeúntes se acechan y los transeúntes se acechan

 

Es nuestro el fuego del número y el apetito de los crímenes

Nuestros los brazos en la sombra de alcanzar las cimas

Revolver los códigos civiles y quemar las bastillas

Y los transeúntes tropiezan sin darse cuenta

 

Esgrimen la amenaza nos ensucian

 

 

 

 

 

 Mis fantasmas y mi bruma

 

 

Mis fantasmas y mi bruma

Las lágrimas que no lloré

Mis recuerdos mudos

Mi cuerpo es una caja

 

Las armas que cobré

En la punta de la lengua

Mis iras encadenadas

Y mis bailarines sin cuerpo

 

Floto como bandera blanca

Sobre el campo de batalla

Mis cenizas eternas

Me deletreo en vuestros ruidos 

 

No quiero la paz

Mis caballeros sin cabeza

No quiero la guerra

Voy a dejarnos llevar

 

Las armas que cobré

En la punta de la lengua

Mi cerebro desencajado

Lloro fusiles

 

Empapo mis sudores

En los besos de otras bocas

No huelo mal

Dibujo diablos

 

Me regalo un pedazo de mí

Me bebo ante vosotros

Mucho mejor si brindáis

Por mi niño perdido

 

Trozos de fuegos mínimos

Le dan alma al mío

Mis ojos no saben

Mirarse en ellos

 

Mis recuerdos mudos

Los busco en todas partes

Las lágrimas que no lloré

Mis fantasmas y mi bruma

 

En mis ojos cerrados

Es donde mejor veo

Cuando el corazón más lento

Hace latir vuestros tambores

 

En el secreto de las lenguas

Ajenas a mi voz

Los pinceles de la noche

Os dibujan un rostro

 

Soy un caballero

Sin nada que conquistar

Un caballerito

Solitario y hablador

 

A mis campanas empecinadas

Les regalo una misa

Mis fantasmas y mi bruma

Que no conozco

 

Las lágrimas que no lloré

Mis trozos de fuego mínimos

Mis recuerdos mudos

Mis fantasmas y mi bruma

 

Lo juro por la vida

ya no quiero más guerra

 

 

 

 

 Experiencia

 

 

Canta junto a su sombra

desfigurado

 

La ventana se abre, el ruido de la ciudad,

6h03 hace un silencio

 

Recuerda que la amó e incluso imaginó

una cita

 

La habitación gira -Vértigos-

y tres libros abiertos

 

Tumbado, con caballos en el vientre

Pesados

inmóvil ante el obstáculo

 

Disco de invierno,

Un viejo sol psiquiátrico amarillo pálido

llama,

 

el sonido se mezcla al rumor

 

Le reza a su sombra para que se lo lleve,

 

Su sombra, tumbada, lo escruta,

Intenta algo

 

 

 

Me acerco.

 

Ya no saber hablar.

 

Alcanzarte. Un olvido.

Revivir en el olor.

Alcanzarte.

O sólo acercarme.

Ahí estoy no espero. Animal.

No creer más.

No tener ya bando.

A pesar del sí y del no que ya son sólo dos.

Cuando toca elegir.

Rápido.

Con ellos no puedes elegir. Aquí.

Pero aquí ha terminado.

Me acerco.

Un olvido.

Reunirse

O sólo acercarse

ya no saber hablar Revivir en el olor

vivir el olor

de niño confundir la mañana la noche

y el ruido de una puerta que se cierra

el sueño el gesto

la piel

el alba

el ocaso.

Olvidar su aderezo en la corte de una noche. Que devora.

Y la armadura de los salarios.

Desnudo

un poco más desnudo

Jugar

Volver

Irse.

A caballo en el vientre

El misterio me perfora

Traspasa el cráneo de las ideas. 

Un sol nuevo un olor

brota fuera de mi sombra

que se alarga.

No dejas de huir.

No dejo de huir.

Aquí estoy. No espero nada de ti.

Alcanzarte.

O sólo acercarme

Alcanzarte

y revivir el olor.

 

El primer mensaje.

 

 

Fabien Drouet

 Compendio poético 

 

 

Je me souviens de ce vent-là

Du goût du pain dans la rue vide

Il te suivait comme un enfant

Aussi aveugle que le sang

 

Je me souviens de ce vent-là

Sifflant sous la lune attentive

« Ma sœur il me faudra combien de temps

pour ne plus être de son sang ?»

 

Et je voulais que tu me sèmes

Que l'on se perde pour toujours

Mais l'enfant te suivait quand même

Il attendait le prochain tour

 

Tu me présentais comme un fils

Je me souviens de ce vent là

Bouillonnant je me tenais sage

Aussi docile que violent

 

J'ai des milliers de bouts d'icônes

Ils m'ont rejoint dans la rue vide

Nous avons fait le long voyage

Nous avons pénétré la cage

 

 

 

Ils pendent les cadavres aux buildings les ruines

Marionnettes exquises au rythme monochrome

A la vue de la ville leur vent fouille les foules

Et les passants trébuchent sans s'en apercevoir

 

Au bout là-bas la houle la brise déroule

Des planètes sans bruit que nos songes maquillent

Là des oiseaux à becs offrent des nécro-thèques

Aux regards déviés les raisons de régner

 

Ces dieux sont laissés faire aller saler l'errance

De leurs dents aiguisées décharner la lumière

Et déguisés en transe hypnotisent nos sens

Et les passants se guettent et les passants se guettent

 

A nous le feu du nombre et l’appétit de crimes

A nous les bras dans l'ombre d'atteindre les cimes

Brouiller les codes civils et brûler des bastilles

Et les passants trébuchent sans s'en apercevoir

 

Ils brandissent la menace nous encrassent

 

 

 

 

Mes fantômes et ma brume

 

 

Mes fantômes et ma brume

Mes larmes non pleurées

Mes souvenirs muets

Mon corps est une boîte

 

Mes armes empochées

Sur le bout de la langue

Mes colères enchaînées

Et mes danseurs sans corps

 

Je flotte en drapeau blanc

Sur le champ de batailles

Mes cendres éternelles

Je m'épelle à vos bruits

 

Je ne veux pas la paix

Mes chevaliers sans tête

Je ne veux pas la guerre

Je vais nous laisser faire

 

Mes armes empochées

Sur le bout de ma langue

Mon cerveau déboîté

Je pleure des fusils

 

Je trempe mes sueurs

Au baiser d'autres bouches

Je ne sens pas mauvais

Je dessine des diables

 

Je m'offre un bout de moi

Je me bois devant vous

Tant mieux si vous trinquez

A mon enfant perdu

 

Des bouts de petits feux

Donnent de l'âme au mien

Mes yeux ne savent pas

Se regarder dedans

 

Mes souvenirs muets

Je vous cherche partout

Mes larmes non pleurées

Mes fantômes et ma brume

 

C'est dans mes yeux fermés

Que je vous vois le mieux

Quand le cœur plus lent

Fait battre vos tambours

 

Dans le secret de langues

Étrangères à ma voix

Les pinceaux de la nuit

Vous dessinent un visage

 

Je suis un chevalier

Sans rien à conquérir

Un petit chevalier

Solitaire et bavard

 

Mes cloches entêtées

Je vous offre une messe

Mes fantômes et ma brume

Que je ne connais pas

 

Mes larmes non pleurées

Mes petits bouts de feux

Mes souvenirs muets

Mes fantômes et ma brume

 

Je jure sur la vie

je ne veux plus la guerre

 

 

 Expérience

 

 

 

 

Il chante à côté de son ombre

défiguré

 

La fenêtre s'ouvre, le bruit de la ville,

6H03 fait un silence

 

Il se souvient il l’a aimée il s’était même imaginé

une rencontre

 

La chambre tourne - Vertiges -

et trois livres ouverts

 

Couché, chevaux dans le ventre

Lourds

immobile devant l’obstacle

 

Disque d'hiver,

Un vieux soleil psychiatrique jaune pâle

toque,

 

le son se mêle à la rumeur

 

 

Il prie son ombre de l’emporter,

 

Son ombre, couchée, le dévisage,

Elle tente quelque chose

 

Je m'approche .

 

Ne plus savoir parler .

 

Te rejoindre . Un oubli .

Revivre dans l'odeur .

Te rejoindre .

Ou juste m'approcher .

Je suis là je n'attends pas . Animal

Ne plus croire .

Ne plus avoir de camp .

Malgré les oui les non qui ne sont plus que deux .

Quand il faut choisir .

Vite .

Tu n'as pas le choix chez eux . Ici .

Mais ici c'est fini .

Je m'approche .

Un oubli .

Se rejoindre

Ou juste s'approcher

ne plus savoir parler Revivre dans l'odeur

vivre l'odeur

enfant confondre le matin le soir

et le bruit d'une porte qui claque

le rêve le geste

la peau

le lever

le coucher .

Oublier sa parure dans la cour d'une nuit . Qui dévore .

Et l'armure des salaires .

Nu

un peu plus nu

Jouer

Revenir

Partir .

A cheval dans le ventre .

Le mystère me perce

Transperce le crâne des idées .

Un soleil neuf une odeur

point hors de mon ombre

qui s'allonge .

Tu ne cesses de fuir .

Je ne cesse de fuir .

Je suis là . Je n'attends rien de toi .

Te rejoindre .

Ou juste m'approcher

Te rejoindre

et revivre l'odeur .

 

Le tout premier message

 

Publicado en VENTANA FRANCESA

 

 

La pirañita

 

El arte es un lenguaje que hará que el niño se exprese a través de diferentes elementos y será la creatividad y la imaginación las que tengan un papel más importante en todo este proceso. El arte para los niños es una forma de vivir y tiene muchísimos beneficios.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Publicado en la pirañita
Martes, 30 Octubre 2018 21:04

LA CASA BARCO / Víctor Hugo Díaz /

 

 

LA CASA BARCO

Víctor Hugo Díaz

 

                                                                          

  a Dominga en Domingo

 

Fue construida con madera salada

y le apodaron Paraíso

 

Es capaz de viajar sobre arena y cemento

El sol nublado, las sonrisas de verdad

y la brisa, son el combustible de esta nave

 

Su proa nunca ha enfrentado mareas

pero sí tormentas, bruma y requeríos.

 

Sus capitanes toman curso cada día de cada año

Atracando en puertos, batallas y épocas

sin moverse de ahí     sin dejar nunca el puente

mientras que la tripulación, quienes habitan la cubierta,

son cactus, ladridos, flores y árboles frutales

que plantaron juntos.

 

La carta de navegación, la de anoche

y todo lo que sucedió, ya no está

                                                se la llevaron temprano

ahora es parte de un cargamento de basura valiosa

                                                        con alguna dirección

dentro de un camión recolector fabricado en Asia.

 

Ellos prefirieron quedarse y tomar el rumbo

                                                         sobre suelos y mares tóxicos

pero los más contaminados de belleza

 

esos que permiten ver poco y muy claro

                                            casi con transparencia

y así entender lo que es un litro de pan

reconocer con el tacto un rostro en la oscuridad

leer y transcribir los sonidos

que gritan las piedras del patio

cuando las pisan en primavera

 

Ellos navegan cada día de cada año.

Publicado en OIDOS NEGROS(Poesía)

 

 

En torno a La medusa dual

Por Rosa Espinoza

 

 

Desde el punto de vista editorial una antología persigue muchas cosas. La primera que como editora considero como la más importante: el afán por congregar, convidar, compartir, reunir, sumar. Es algo muy cercano a una fiesta en la que converge un grupo importante de voces. Esta condición de convivio, como segunda intención, dispara al lector una multiplicidad de visajes con la palabra.

 

Sin intentar en principio establecer un canon, que a lo largo de la historia muchas antologías, sobre todo poéticas, han intentado, La medusa dual lo hace –voluntaria o involuntariamente–, como una apuesta al tiempo. La unidad temática es irrelevante, en ninguna sección de esta antología se plantean en forma precisa o se declaran los criterios de selección, pero no importa, porque en toda antología hay una certeza: a la luz de los años representará un corte en la historia. Una instantánea en un lapso de tiempo. Un snaptchat de la poesía de nuestro país.

 

Como ejercicio editorial, antologar es estratégico en un país en el que la distribución y el fomento editorial adolecen de espacios y redes para la difusión y la comercialización de libros de poesía. En este sentido La medusa dual hace un cruce de ciudades, de puntos de convergencia geográficos, consiguiendo con ello que la visibilidad de este trabajo, y de forma muy orgánica, sea más afortunada.

 

El conjunto de autores es otro elemento en este banquete de poéticas. No hay tedio, hay ritmo, musicalidad, saltos sorpresivos e intensos. Voces muchas. Placidez y alborozo. Elementos que sólo reuniones como ésta son capaces de producir. Esta Medusa, no vacilemos, es una muestra valiosa de los muchos registros que la literatura nacional ofrece, sin caer en la inclusión de los autores de siempre.

 

Por si fuera poco mostrar a 17 autores mexicanos de diferentes puntos del país, cruza las barreras y amplía su espectro de lectores al tratarse de una obra bilingüe, presentada en español y portugués. Un ejercicio no sólo osado para lo que estamos acostumbrados, sino espléndido y sensible.

 

Gracias al trabajo del brasleño Leo Gonçalvez, Arturo Tejo Villafuerte, Antonio Hernández Villegas Jorge Contreras, Armando Alanís, Daniel Olivares, Jesús Gómez Morán, Pedro Emiliano, José María Lumbreras, Fernando Reyes Trinidad, Andrés Cisneros de la Cruz, Isolda Dosamantes, Leticia Luna, Guadalupe Sánchez Linares, Lina Zerón, Aglae Margalli, Patricia García y Uriel Reyes ofrecen a los lectores un espectro amplísimo de temáticas, de giros, vuelos, trasmutaciones de la imaginación que cumplen cabalmente lo que todas las antologías, pero ésta en su condición de medusa, es seductora y atrayente sin que necesariamente al leerla nos convirtamos en piedras.

 

 

1 Comentarios de la obra en el marco del 7 Encuentro Tiempo de Literatura, Mexicali, Baja California, noviembre 2018. La medusa dual: antología bilingüe portugués-español, Fernando Reyes Trinidad (Comp.), México, Cisnegro, 2017.

2 Poeta, narradora y editora mexicalense.

 

Martes, 30 Octubre 2018 19:19

RETORNO / Francisco Delgado /

 

 

RETORNO

Francisco Delgado

 

 

(Primer lugar en el certamen interno

de cuento de la Escuela

de Escritores de Veracruz

Sergio Galindo de SOGEM)

 

Conviene que empecemos nuevamente. No me refiero al gastado “vamos a comenzar de nuevo” que podría decir cualquier actorcillo en una telenovela del Canal de las Estrellas. Es algo mucho más profundo.

Por favor, no me malinterpretes. Veo que te has puesto un poco seria. Estoy feliz de verte y de que hayas venido precisamente hoy. Sé que lo hiciste porque es nuestro otro aniversario; no de cuando me diste el sí, sino del día en que nos vimos por primera vez, que para mí es el que realmente cuenta.

Lo recuerdas muy bien, ¿verdad? Yo sí. Llevabas un traje sastre beige que te daba un aire de ejecutiva muy ocupada. Caminabas afirmando cada paso con gran resolución. Las carpetas que sostenías con ambas manos eran tu escudo contra los indiscretos. Me habías visto y lo noté justo antes de que desviaras la mirada para que no te sorprendiera con la guardia baja. Pasaste a mi lado, como dice la canción, fingiendo gran indiferencia.

Te seguí con la mirada por varios segundos y me decidí. No habría otra oportunidad. Te pregunté por la oficina de Juan Carlos De Landa. Yo sabía dónde era; sólo necesitaba el pretexto. Reaccionaste con mucha naturalidad, como si desearas ser abordada por ese desconocido. Después me dijiste que algo en mí llamó tu atención. No es que yo fuera un tipazo rompecorazones, nunca lo he creído. Tal vez fue que te abordé con mucha seguridad ─por dentro me moría de miedo como si fuera un estudiante de secundaria intentando por primera vez declarar su amor a la compañerita de banca─ y creo que eso fue lo que te gustó. No lo sé, nunca quisiste decírmelo. Lo importante es que tuviste interés en el que hasta ese momento era un absoluto extraño. Me dijiste que era en el quinto piso y que ibas para allá.

Nunca habías sentido una impresión así con un desconocido. Lo sé porque me lo confesaste después. Yo tampoco, créeme. El minuto en el elevador bastó para que supiéramos que volveríamos a vernos. Después vino lo demás: La cita a comer que aceptaste sin mucha resistencia; las pláticas de todo y de nada. La primera ida al cine. El primer beso en la puerta de tu casa ─que tú provocaste porque ya me había pasado de respetuoso─. Nunca fuimos a bailar, ni a ti ni a mi nos gustaba. Simplemente nos dimos cuenta de que la pasábamos bien juntos, cada vez mejor.

Poco a poco tu presencia ocupó todos los espacios vacíos que creía solo míos. Nunca hablamos de matrimonio porque teníamos el acuerdo tácito de no vulgarizar la relación. Avanzamos a paso de pequeñas anécdotas; de momentos aquí y allá; de prolongadas charlas sobre todo y sobre nada.

Sí, se instaló cierta rutina; una dulce rutina que nunca fue fastidiosa. Más bien fue como asumir pequeños rituales que nos hacían sentir bastante cómodos. Llegamos a ellos como si los hubiéramos conocido de otras vidas. Seguro que fueron de otras vidas. Si no fuera así ¿cómo explicarías tantas coincidencias?

El otro día vi en uno de los libreros de la casa La insoportable levedad del ser. Era por mucho nuestro libro favorito, aunque lo habíamos leído por separado hace muchos años. No me animé a abrirlo y lo dejé en su lugar. Sabía que no podría hacerlo. Tampoco quería ver los subrayados que le hiciste y que me hicieron enojar porque a mí no me gustan; si lo que alguien escribió realmente te toca, sus palabras se quedarán para siempre contigo.

Por eso nuestra separación fue tan dolorosa… Por supuesto que entiendo que no fue a propósito. Estas cosas nunca se hacen a propósito. Doy por seguro que si las circunstancias hubieran sido otras, seguiríamos juntos.

No quiero mortificarte con todo esto. Nunca fuiste de llorar. Eso es algo que siempre te admiré: fortaleza pura detrás de esa falsa fragilidad. Es más, yo era el que lloraba ─a veces─ en las películas (¿te acuerdas de La Vida es Bella?).

Esto ha sido un poco extraño. Se que han pasado dos años y aun así a mí me han parecido sólo unos cuantos días. Al principio, perdí por completo la noción del tiempo; los días y las noches se sucedían sin sentido alguno y sólo me obsesionaba la idea ridícula de volver a estar contigo; aunque sabía que era imposible.

Poco a poco me fui nivelando. Acostumbrarme a la separación no ha sido para nada fácil. La sensación de que todo dejó de importar al grado que mi cuerpo perdió peso y de que mi memoria ya solo conservó fragmentos de lo que habíamos vivido, sigue siendo inexplicable y cada vez más insoportable.

Hace un mes visité el edificio en que nos conocimos. No fue por masoquismo; disfruto de la idea de recrear ese primer día y quería recordar algunos detalles que he ido perdiendo. Fui un sábado para evitar que hubiera tanta gente. Sólo había un guardia en la puerta que me dejó pasar sin pedirme que me identificara. Fue muy raro ver los pasillos vacíos. Aunque era un día soleado, el lugar lucía sombrío. Una persona hacía labores de limpieza sin reparar en mi presencia. Me quedé un rato en una banca frente a los elevadores. No me animé a subir.

He perdido en parte la visión. Los objetos lejanos se me aparecen borrosos; no sólo eso, también me está costando mucho trabajo acordarme de cosas triviales. El otro día desperté en el reposet de la recámara y no supe cómo es que había llegado ahí.

Me aterroriza la idea de que un día todo recuerdo pudiera borrarse por completo. Por eso ya es momento de comenzar de nuevo. Te lo quería decir para que no te tome por sorpresa. Hoy que viniste a verme, en nuestro verdadero aniversario, sé que tenemos que dejar todo atrás y volver a empezar desde el inicio; desde que no nos conocíamos.

Sí. Lo decidí hace unos días cuando fui al panteón y vi que el pasto había crecido demasiado alrededor de la lápida. Luce descuidada; hay que pagar para que la arreglen. También hay que pedir que remarquen el nombre: No se alcanza a ver de quién es. Para serte sincero, ya no lo recuerdo y tu silencio me hace suponer que estás de acuerdo.

Paco Delgado

Septiembre de 2018

Publicado en NARVÍBOROS(Narrativa)
Martes, 30 Octubre 2018 06:48

La desbocada / Diana Luz Soto /

  

 

La desbocada 

Diana Luz Soto

 

 

El origen de la palabra yegua se deriva del latín

“equus” o “equa” que significa femenino..

 

 

 

 

(Segundo lugar, del premio interno de cuento de la Escuela de Escritores de Veracruz Sergio Galindo de SOGEM)

 

A la yegua la conocí  en una fiesta una noche de viernes. Fue extraña la manera en que hicimos contacto. Llevaba el cabello todo amarrado, echado para atrás; pero vaya cabellera la que tenía esa mujer; abundante, vasta, espesa. Parecía la  frondosa cola de un caballo;  fue por eso que le apodé la yegua. Después la demás gente ya le llamaba así también, pero que a nadie se le olvide que fui yo quién le inventó ese apodo a la muy puta.

En fin, volviendo al punto; fue extraña la manera en que establecimos contacto por primera vez: yo estaba parado a un lado de la barra de las bebidas esperando al que el retardado que atendía me sirviera el ron que le había pedido desde hacía 20 minutos.

Mientras esperaba, ella llegó y se acercó al bar tender, se veía imponente. Me sentí ligeramente intimidado, sin embargo traté de actuar con naturalidad. Ella no paraba de hablar y hablar y carcajearse y manotear y de recargarse de cualquier hombre que tenía a la mano. Me pareció una mujer escandalosa y vulgar, pero por algún motivo había algo en ella que no me hacía repelerla del todo. Cuando estaba por irme de ahí, se las arregló para meter las puntas de su coleta en mi vaso, cuando se giró para ver qué era lo que pasaba, me pasó la greña por la cara dejándomela toda húmeda. En otras circunstancias yo habría reaccionado de manera agresiva, pero ésta vez mi respuesta fue diferente: solté una carcajada al ver su sorpresa y me pasé la mano por el rostro para secarme las gotas de agua. Ella toda apenada y en un intento desesperado por ayudarme, buscaba servilletas cerca y hacía ademán de querer limpiarme, pero no atinaba hacia dónde dirigir su mano y terminó soltando una risotada nerviosa y a carcajeándose conmigo también. Nos miramos por unos segundos y desde ese momento supe que sería mi crucifixión.

Aquello del accidente termino por convertirse en el pretexto ideal para terminar hablando el resto de la noche.

Hubo un  breve descanso a nuestra charla, ella se acercó al medio de la pista, sus nalgas lucían sensacionales, ameritaban un trofeo en definitiva. Se veían tan suaves y jugosas como un gran durazno gordo y maduro. Sus piernas no se quedaban atrás, eran inmensamente largas y firmes y sus muslos….- ¿Para qué hablar de sus muslos?- si es obvio que poseía el cuerpo de una venus latina.

Sus movimientos no podían ser más que sensuales, te incitaban de inmediato a querer ir hacia ella. Era como si cuando bailaba ella irradiara una fuerza magnética tan poderosa que no dejaba ninguna otra opción más que dejarte llevar por ella. Terminamos con los pies pulverizados de tanto baile y esa fue la primera vez en mucho tiempo que me sentía tranquilo y relajado.

Cuando estábamos fuera del lugar, la yegua me preguntó a donde iría.

-Voy a mi casa. –Respondí

- ¿Quiéres venir conmigo?

- Ay, lo dices en serio, es que no quisiera que pensaras mal de mí, yo no soy de “esas”.

- ¿Esas qué? le pregunté.

-Ay porque te haces tonto si bien qué sabes de que hablo.

- No entiendo exactamente a que te refieres.

….si hay una cosa que me repugna de las mujeres es que se hagan las mustias cuando saben perfectamente que es lo que quieren y que lo conseguirán. Esa conducta de disimulo permanente en la mujer me asquea. Eso o que se porten como mocosas cuando ya son unas adultas. Cómo sea, a fin de cuentas ésta sí que es MUY MUJER y así como estaba de borracha no podía permitir que se fuera sola. No quería ser el responsable de que terminara descuartizada en una bolsa de basura negra como alimento para los perros callejeros. Así que la tomé de la cintura y caminé con ella a mi lado, poniendo todas mis fuerzas y mi resistencia para que no se callera o se golpeara con algún poste.

Estaba por amanecer, pero el cielo seguía oscuro, se veía como un agujero siniestro, la calle estaba completamente solitaria. Estaba comenzando a lloviznar, así que tuve que acelerar mi paso y el de ella también.

Así fue durante el resto del camino. Llegamos a mi departamento y yo deseaba con las pocas energías que me quedaban que alguien me asesinara para ya no sentir el cansancio que sentía. Justo después de subir el último escalón fue cuando me vino ese pensamiento. Abría la puerta con una sola mano mientras con la otra hacía malabares para que la yegua no se me cayera. La empujé y la metí a ella a rastras, hasta el sillón y solo ahí fue cuando me di cuenta de que había perdido una zapatilla en el camino.

-Seguramente seré yo quien termine pagando por esa cosa-. Pensé.

Le estaba quitando los aretes y toda la porquería que traía colgada en la cara y de repente ella abrió los ojos, me miró como queriendo poseerme y de una, comenzó a besarme como si fuera el último beso que fuese a dar en su vida.

Pensé en abofetearle, pero la verdad me gustó sentir su saliva tibia y embriagante, me gustó su olor animal.

Le bajé las medias de un solo golpe y le apreté las nalgas casi al punto de exprimirlas. Ella comenzó a pasar su lengua con ligeros toques por la punta de mi pezón y fue en ese momento preciso que supe que era hombre perdido.

Me puso muy bestia sentir la temperatura de su cuerpo; era como si químicamente (en el sentido literal que se refiere al fenómeno químico) estuviéramos diseñados para hacerlo.

La muy sucia me pidió que le atara las muñecas y la pusiera boca abajo, mientras ella erguida me mostraba el mejor ángulo de su culo. CARNE, CARNE y más CARNE por donde quiera que mirara:

-¿Cómo un simple hombre mortal como yo podría resistirse a montar a ésta yegua desbocada?

La tomé de las caderas que desde lejos la hacían ver como un jarrón de porcelana china y luego la embestí. Comenzó a gemir. Después le di otra con más fuerza, puso cara de delirio, y la tercera… Esa sí que no se la esperaba…

*Sonó en la radio (por algún motivo había una radio ahí que no era mía) que el volcán de Acate nango en Guatemala acababa de hacer erupción y había aniquilado a la mitad de la población. La locutora tenía voz sensual y decía que era la erupción más fuerte en los últimos años, y que ésta había obligado a las autoridades incluso a cerrar el aeropuerto internacional. La mayoría de las víctimas murió de “asfixia por sofocación”.

Me levanté del sofá, me subí los pantalones y fui a lavarme las manos para quitarme toda la suciedad de encima. Me aseguré de dejar todo en orden y totalmente limpio. Me puse ropa nueva, busqué las llaves del apartamento, tomé a la yegua entre mis manos y la conduje a rastras hasta la entrada y luego la eché a la calle de un puntapié como quién quita una piedra del camino.

Él acababa de entrar al Royalty, era la primera vez en 9 meses. La yegua anda cojeando de la pierna izquierda y está fichando con un tipo de pelo cano. Trae un vestido parecido a los que se ponía antes, sí ese,  cuando no tenía ese horrible hoyo en el muslo izquierdo.

Publicado en NARVÍBOROS(Narrativa)
Martes, 30 Octubre 2018 06:27

¿Dónde la poesía? / José M. Viniegra /

 

 

¿Dónde la poesía?

José M. Viniegra 

 

 

¿Dónde la bugambilia? 
¿En qué lugar la astilla? 
 

¿Dónde el éxtasis y el quebranto 
de una sola sílaba? 

 

¿Dónde… 

dónde la poesía? 

 

 

 

 

Cómo negarme 

al color de los abismos 
si gustó de hundir los ojos 
dentro del muro de plata 
para recordar el mundo 
a través de las pupilas  
de la oveja cósmica que soy

 

 

 

 

En este rezago cenagoso

(miasma de monarcas

y esclavismo moderno

me parece este mundo

a manos del político)

mi visceral ánimo busca el sitio

ad-hoc a su temperamento

 

En este caminar entre locos

ha sido la UTA

amado lugar

rincón de reposo

para mi desolado anarquismo

Publicado en OIDOS NEGROS(Poesía)

 

Una cara de venganza

Waldo Contreras López

 

 

No podía sentirse más afortunado según él. Tiene una buena posición económica y un buen lugar en el gobierno federal. Se había encontrado con la mujer de su vida a quien conoció en su va y viene de oficial del ejército, en las calles de Dios quien siempre lo ha socorrido. La encontró a ella, investida en sus ropas de mujer soltera y con hijos y, con su orgullo tapándole una tristeza en su rostro; la encontró como mujer en ese cuerpo necesitado de caricias, en esos ojos queriendo encontrar un lugar en donde posar sus noches para cerrarlos a gusto y abrirlos con certeza; y se encontró a sí mismo en su necesidad de paz para una sola mujer y darle todo lo que él fue y es. No fue difícil a sus cuarenta y cinco años, había sobrevivido mal al tedio de las caricias eventuales en pueblos abandonados y ciudades desconocidas; no fue difícil además pues aquella mujer tenía ese “no se sabe qué”, aparte de ser hermosa con su rostro y con sus carnes aun macizas.

Era un profesional muy respetado entre su gente, valiente como pocos, justo como nadie. Certero con las armas y en decisiones para operativos militares importantes; colérico e implacable contra quienes consideraba enemigos de sus ideales. Se sentía afortunado sí, pues a pesar de haber traicionado a su escuela de hombre de honor colaborando a favor del crimen organizado esto le fue perdonado por sus superiores al matar de un solo disparo de rifle a uno de los capos más temibles por la milicia y por la sociedad.

Había recuperado lo único que valía la pena desde siempre y tenía que darle sentido a todo lo bueno que le estaba sucediendo en su carrera y sus ideales de hombre hecho y derecho.

La conoció en una fonda del mercado municipal de una ciudad del pacífico. Un lugar alegre ahí, bullangero y colorido siempre, un lugar en el cual una persona sencilla podía sentirse a gusto con tanta fiesta. A ella de inmediato le llamó su atención la buena percha y su mirar de hombre seguro, su poca palabra y sus ojos de venado melancólico color gris los cuales se perdían en sus ojos que eran como ver caer una triste lluvia.

Cada visita era más feliz y llegó el día en el cual se encontraron platicando sobre el futuro, tan serios, a la orilla del mar. Y llegó el día en el cual se vieron juntos compartiendo un mismo techo en un barrio populoso de la capital del estado.

Vicente apenas era capaz, y muy poco, de ocultar su felicidad: feliz en los desayunos, en las compras del supermercado; feliz en los operativos militares peligrosos, en las cenas en familia, en las noches de desvelo y desafueros carnales. A ella por su parte se le veía muy a gusto aunque a veces, en el despacio correr del tiempo en la cotidianidad hogareña se le veía pensativa, con el rostro en ocasiones en una mueca de coraje contenido; el daba cuenta de ello, la observaba taciturno y silencioso y entonces le preguntaba y ella le contestaba con desdén mal disimulado: “nada”, con sus ojos en un lugar lejano.

Y los niños eran felices sin duda, todos estudiando en escuelas de medio burgués, bien vestidos con sus ropitas de marca, bien comidos con buena despensa surtida y con lujos dignos de su clase:

videojuegos, televisores pantalla-plasma, Smartphone y tabletas electrónicas. No le amaban pero al menos le apreciaban.

Y un día de cumpleaños festejaban en un restaurante de mariscos de esos con instalaciones caras. Reían y disfrutaban todos juntos y ellos, de forma disimulada, se comían a miradas entre cucharada y plática.

Y de repente todo cambió, la niña mayor se puso pálida al tiempo que sus ojos se encontraban con los de su madre quien tenía el gesto crispado de odio, su mirada vibraba en modos extraños para él. Una mujer irreconocible.

-¿qué pasa mi amor? Te ves muy mal.

-no pasa nada –le contestó con desdén, como siempre, pero esta vez sazonado con mucha ira.

-¿cómo qué no? Te vez furiosa, algo malo pasa…

-ya deja esto por favor, no llames la atención…

El guardó silencio y buscó una respuesta en la niña mayor pero solo encontró su mirar en el plato de aguachile y su boca ceniza y temblorosa. Miranda estaba igual, pero con sus mandíbulas trabadas de ira. Los niños se hundieron en una tristeza bárbara para su edad.

Cuando llegaron a casa Miranda y su hija mayor se encerraron a llorar; él se quedó con los más pequeños viendo televisión; aunque estos últimos estaban más relajados notó que ambos miraban a la puerta del cuarto, como obedeciendo a una costumbre muy arraigada en sus almas infantiles.

Pasaron los días y él vivió en medio de una felicidad tensa la cual dependía mucho de los cambios de humor en su joven esposa. Y al paso de los meses la felicidad se le fue aguando inundada por las lágrimas cada vez más cotidianas de su amada y la desolación espesa que le provocaba su silencio.

Y un día fue ella quien ya no pudo más. Fúrica, asqueada y borracha del hastío de tanto negarle las caricias le gritó como jamás lo había hecho, le dijo entre llanto convulso que él era un hombre bueno, que lo amaba, pero que ya no podía más con el peso que estaba cargando sola y con mucho miedo. Él la tomó en sus brazos como tampoco jamás lo había hecho y hasta creyó que al fin volvían a recuperarse uno al otro: “a ver Miranda, cuéntame ¿qué es lo que te pasa?”

Y entonces ella le soltó el peso que traía encima desde meses atrás.

Y le hablo sobre su hermano menor, un joven de apenas veintitrés años, todo lleno de vida y alegría, todo pleno de ganas de ser alguien. Un joven locuaz y hablador. Un muchacho como muchos, quien buscando mejores oportunidades económicas se había vuelto sicario.

Ella le contó que ese jovencito había sido la última persona de su familia a quien en verdad amó como a nadie de su sangre, a parte de sus hijos. Le contó que ambos se habían cuidado desde chicos y compartían juntos la pena de ver morir a su madre en un accidente automovilístico que marcó para siempre a todos sus hermanos. Le dijo entre sus lágrimas cálidas y sus sollozos reposados que él siempre se perdía durante meses pero cuando volvía a quien primero buscaba era a ella y le llenaba el solar materno de música de banda en vivo, de comida la despensa y el refrigerador de carnes y los bolsillos de buen dinero. Pero sobre todo le llenaba de alegría su corazón, orgulloso de su pequeño hermano a quien veía como a un hijo. Era lo único que se tenían ambos, los que se procuraban el encuentro siempre.

Y le contó que una tarde soleada en la cual festejaban un aniversario más de la muerte de su madre llegaron a su casa un grupo de hombres armados preguntando por él. A ella y a sus hijos los postraron de rodillas y a su hermano lo golpearon hasta el desmayo y luego lo recargaron contra la barda del patio para fusilarlo. Ella le contó que les suplicó hasta la humillación que por favor no se lo mataran, que ese muchachoera lo único que tenía en el mundo y que era un gran hermano muy bueno y generoso. Uno de los hombres se quitó la capucha y le mostró su rostro picado de acné, su sonrisa burlona y llena de placer. Él le dijo:

“Este jovencito mató a mi padre y a mi hermana menor de edad, los mató con los ojos vendados, atados de pies y manos; los mató como a los perros siendo que ellos nada le debían. Este niño cobró seis-mil pesos por ejecutarlos de esa forma, vieja pendeja, cállate el hocico mejor ¿crees que lo voy a perdonar nomás porque tú lo dices? Ganas me dan de chingarte!

Le describió que el hombre alistó su rifle y le apuntó a la cabeza, la hija mayor se levantó para arrebatarle el arma a aquel despiadado para evitar la ejecución y fue derribada por un golpe de pistola en la cabeza.

Le contó también que el jefe de los sicarios le sentenció con burla y carcajadas: “mira lo que les pasa a niños cagados como este por andarla haciendo de huevudos matoncillos”, según le describió, su hermano le suplicó piedad con la voz quebrada por el miedo; ella seguía rogando postrada de rodillas y como respuesta escuchó el disparo y sintió claramente como la sangre de su hermano le salpicaba el rostro.

En los primeros momentos de su desmayo vio como el cuerpo del joven se derrumbaba decapitado por la fuerza de la bala enorme de mata-policías, y vio también a su hija desmayada, quien había tratado de nuevo arrebatar el arma al sicario con la valentía de sus quince años, con su mano izquierda hecha pedazos a causa de una bala.

Le contó que desde entonces no había podido encontrar la paz, que ya casi había olvidado las sensaciones abrumadoras de aquel día de pesadillas.

Y le contó que aquel día en el restaurante de mariscos vio entrar al verdugo de su hermano, de su hija mayor, de la mente de sus hijos infantes y de su corazón.

Le dijo que no podía dormir de miedo y que ya no podría vivir feliz pensando en la mirada burlona de aquel sujeto, aquel día domingo de fiestas.

Vicente se la tomó a la tranquila. Decidió darle lugar al tiempo para que ella olvidara su tormento. Los primeros días de aquella confesión trató con todas sus fuerzas que ella se refugiara en él, pero Miranda le fue agrandando el desdén, le fue tratando con desprecio y por último con odio. El también intento refugiarse en ella tratando de entender su propio dolor pero tampoco lo consiguió, su dolor no se parecía en nada al de ella.

Trato de refugiarse en los niños quienes también comenzaron a despreciarlo, después en horas de trabajo, en tardes solitarias de música ranchera y por último en el alcohol.

Y pasaron muchos meses desde aquel día. Y aquel hogar feliz del pasado ya solo era una casa fría, sin risas, sin patio de juegos y sin pista de baile para dos enamorados.

Y un día Miranda lo vio llegar en su camioneta, totalmente alcoholizado y con un brillo resoluto en sus ojos de borracho, sin alguna otra emoción en su rostro moreno. Lo vio dirigir sus pasos arrastrados por la tristeza hacia ella y le oyó decir: “vamos, tengo a tu hombre”. A Miranda se le iluminaron los ojos en un furor de loca. Vicente notó como la boca de ella antes petrificada por el enconado desdén ahora estaba transformada en una sonrisa horrible.

-vamos, lo tengo en la casa de tu madre allá en ese pueblucho.

-qué feliz me has hecho Vicente, jamás olvidaré esto que haces por mí y por mis hijos.

-me imagino Miranda, pero lo hago porque te amo, como todo lo que hice antes a tu lado.

Ella lo abrazó tan fuerte, tan febrilmente, que le echó su cuerpo a temblar. Luego ella llamó a los niños y les ordenó que subieran a la camioneta –vamos mi amor-le ordenó- es hora de que terminemos con esto.

“Terminemos”.

Se quedó pensativo un rato y le contestó: “sí, es tiempo de que esto se acabe para ti y para mí”.

Vicente se subió a la camioneta y abrió una lata de cerveza, encendió el motor y puso a sonar su disco preferido de música ranchera para relajarse: “vámonos, a alejarnos del mundo, donde no haya justicia ni leyes ni nada nomás nuestro amor”. Miranda tomó también una lata de cerveza, subió la canción a todo volumen y le lanzó una sonrisa feroz.

Llegaron a aquella casucha de pueblo, el solar materno de su amada hundido en el abandono. Ella se bajó con otra cerveza en la mano, ebria de una felicidad exagerada y contoneándose como hembra en celo. Cuando divisó al motivo de su odio postrado de rodillas soltó una carcajada sonora y tétrica la cual tuvo el poder de erizarle los cabellos de la nuca a Vicente. Miranda se plantó gozosa ante el antiguo verdugo de su familia, se burló de él mientras lo vapuleaba y lo escupía, luego tomó un enorme palo seco y empezó a golpear al hombre sin asomo de misericordia hasta dejarle la cara y la cabeza hechas una carnicería. Los niños evitaban ver con todas sus fuerzas la escena, horrorizados con sus ojos infantiles y temblando de miedo. Cuando Miranda se cansó de golpear a aquel sicario se volvió hacia Vicente, sudando a chorros, con el

respirar acezante y la mirada desorbitada le ordenó: “¡ya mata a este perro mi amor!”. Vicente observó a los niños que sollozaban sin atreverse a levantar los ojos para mirar aquella escena de espantos, luego miró a aquel hombre abatido a golpes suplicando por su vida y luego la volvió a mirar a ella quien le sonreía con maneras de hiena:

-llévate a los niños de aquí, Miranda-

-¡no! –le gritó furiosa- quiero que ellos también vean como muere este perro, que vean como se desangra igual que mi hermano, tal y como les tocó ver aquel día!

-estás loca Miranda, ellos no –le replicó Vicente con voz pausada y queda.

-¡estúpido poco hombre! ¿No tienes huevos o qué? ¡Mátalo! ¡Mátalo, pero ya culón!

Él la miró con tristeza para después abofetearla hasta dejarla en el suelo, luego se dirigió hacia los niños con paso lento y los desenmarañó de su abrazo, tomó al niño por los hombros y mirándolo a los ojos le dijo: “has algo por tu madre” y le puso una enorme pistola automática en sus tiernas manos. Miranda levantó la cara del suelo con la mirada perdida en una excitación de demente, se incorporó con su sonrisa ensangrentada, observó al niño y con voz temblorosa y siseante como la de las víboras le ordenó: “mátalo hijo, demuéstrame que ya eres un hombre, demuéstrale a este asesino y a este guacho apestoso quien eres”. El niño temblaba de miedo y pegó un fuerte respingo cuando escuchó el grito imperativo de su madre enloquecida: “¡mátalo!”. Juanito tragó saliva y apuntó el arma a la cabeza de aquel hombre, cerró los ojos y disparó.

Vicente escuchó el estampido de la bala sin inmutarse, vio caer muerto a aquel sicario sin ningún tipo de pesar en su corazón, oyó a Miranda carcajearse como loca, vio a las niñas quienes lloraban enlazadas de nuevo en un abrazo convulso, y vio a Juanito a quien se le iba la vista, perdiendo su cabeza en los vericuetos de su inocencia que empezaba a agonizar. Agachó la cabeza y dirigió sus pasos arrastrados de tristeza para alejarse de la visión caricaturesca de aquella escena, se subió a la camioneta y encendió el motor y la echó a andar despacito, alejándose de aquella casa. Pero a unos metros sintió el asedio del remordimiento y la cosquilla del deseo de volver por ellos, se arrepintió de inmediato y sacudiendo la cabeza para deshacerse de la pesadilla que aun presenciaba en sus pensares agarró una cerveza y la bebió con avidez; puso a rodar de nuevo la camioneta y de nuevo estuvo a punto de devolverse pues era que recordó había dejado su pistola en las manos del niño; y recordó la inocencia con la cual Juanito miraba el cadáver de aquel infortunado, y recordó el despacio llorar de las niñas abrazadas y casi le ganaba el corazón otra vez; se quedaba pensando si valdría la pena cuando escuchó otro disparo y los nervios se le crisparon como minutos antes.

Esperó escuchar la carcajada de Miranda, loca de furor ante una nueva tragedia en su vida pero en cambio pudo reconocer el llanto a gritos de los niños, y pudo reconocer el grito vociferante de la hija mayor quien decía llorando: “¡mamita! ¡No, mi mamita!”

Tragó saliva, trémulo de miedo y asco. Arrancó la camioneta, encendió el estéreo y empezó a sonar aquella canción que tanto le gustaba: “vámonos, donde nadie nos juzgue, a alejarnos del mundo, donde no haya justicia ni leyes ni nada”… y su mente retrocedió a los días en los cuales sus ojos de venado melancólico se perdían en aquellos mirares que fueron como ver caer la lluvia, cuando se hundía en aquella piel olorosa a jabón corriente, retrocedió con sus pensamientos hasta las tardes de días felices, los desayunos alegres, las compras amenas del supermercado, las cenas y los desvelos de desafueros carnales, las tardes de bailes románticos sobre la pista dominguera, los juegos de niños en el traspatio. Sonrió entre sus lágrimas y pensó que había valido la pena conocer a su amada como pocos hombres pueden conocer a una mujer. Acompañó al cantante en la última frase de la última estrofa de la canción: “nomás nuestro amor”; y luego se recargo en el volante de la camioneta para echarse a llorar como un niño.

Publicado en NARVÍBOROS(Narrativa)
Página 1 de 3

Invitados en línea

Hay 9159 invitados y ningún miembro en línea