Domingo, 11 Febrero 2018 08:01

Monstruos Ep (Extractos) / Por Alus J /

Escrito por
Valora este artículo
(1 Voto)

 

Monstruos Ep

(Extractos)

Por Alus J

 

 

"Algunas noches, con tal de soñar mejor hasta recordamos."
Rendición, Ray Loriga

I

 

Cada comienzo es un pecado

el primer paso         un escarabajo

con su bola de estiércol por pareja:

el principio queda oculto en el centro del arrastre

perdido de vista bajo cada vuelta       cada pisada

migaja y pieza de lo que algún día fue pasto

rastro de una habitación

que un día igual al verso anterior siguió

hasta hacerse una gran bola de mierda

que me sigue el tiempo

                         el paso que de prisa me abandona

con orgullo de ser visto

al marcharse con tristeza

con orgullo de no pertenecer a nadie

como el resto de los seres que decimos son libres

una extensión de palabras circula en mi nombre

un pájaro en la acera lo tiene

entre las plumas del pecho y los huevos del nido

la primera mañana que claudiqué estaba quieta

la primera mañana que claudiqué era de noche

pues guardé el sol en la primera caja que encontré

para no sentir el peso

para que pasara más tiempo contigo

                   preferí la caja con tres agujeros

donde supuse que cabría el aire

que satisfaría la respiración

un pequeño esfuerzo            el daño colateral           el medio

de tener que recaer en lo material

en el alma de las cosas

el complemento a tus botas

Sabías de verdad lo que es llegar tarde:

no me llames más por favor

 

II

Te quiero ver triste

Con la ansiedad que se atribuye a cada fracaso humano en este lado del mundo,

Con el peso de la libertad en la espalda

               Fracasado

La punta de cada dedo ausente de piel hasta los nervios.

La ambición del alma por dar forma al disforme

A la carne

A la materia seca de que tendría tu nombre atado de horas

una nueva cubierta hecha de humedad y fricción

              Empecé por claudicar y he aquí la mitad de mi vida

Tiñendo el campo de tus poros del rosa más rosa que pude derramar

empezando por el meñique:

Cada principio tiene algo de pecado

El comienzo es el mal en su esplendor

El final, la redención de una serie de hechos encadenados a una buena voluntad

                   Comencé escribiendo

El semblante que desprendió mi flor al morir en tus labios

un poema recitado con la imprudencia de quien no ha visto en su vida

una letra

te vi comer belleza

creció de a poco una hierba

Un árbol que no da hoja ni sombra y te amé

El verso encadenado a tu ignorancia de un Baudelaire mordido

 entre las piernas en cualquier tarde de abril

sin consciencia de estar cometiendo adulterio

al futuro que tanto nos preocupa

El poema apenas ocupaba un espacio entre tus manos enconchadas

de quien ruega por agua sin tener sed

De quien recoge su propia saliva

De quien oculta el aliento que transmite el aroma de un ave de presa

que acorrala al ratón

La velocidad con que mostraste tu esencia debió

asustar a mis demonios

Que se preparaban para ponerte sobrenombres

que se decían protectores de tumbas

las enfermedades tras mi sarcófago se impusieron

(Color, canción de Juan para pasar en noches en vela)

Una versión más de ti significa ausencia

Un lugar común

Los mejores diez años de mi vida resumidos en 28 encuentros

en días de San Jorge desvestido, de los santos inocentes volcados en la carretera

De palomas cagando las vidas de aquellos que se atrevan a mirar las luces celestes

que adornan las avenidas de una ciudad muerta, sin redundancia,

 una tarde de navidad a las veinte horas,

como si el mundo no los pudiera escuchar

solo por estar lejos.

Lejos: una hora cuarenta en carro          autobús es suficiente para pensar

que los amantes son invisibles

Se tiene fe de que un lugar transitado por extraños

nos borre la cara, nos vista distinto, nos oculte de ser sinceros

Con el tiempo uno no vuelve del sitio en que esperaba encontrar silencio

con la vista en marte, con los pies hasta el tobillo de lodo

Como una planta, no una flor, no una esperanza, no un paso al vacío,

no un poema,

no un verso mal logrado

No las veces que dije todo y el eco dijo basta

Que las piedras también se mueven por la voluntad ajena

Que se gastan con la corriente

que a cada roce son más arena

Más grieta

          Más filo

                     Más arma

                             Más poeta

Terminé de tallar tus dedos y dormí una noche entera

 

III

Discúlpame, madre, he pecado

Hice con mis manos poesía y un poco de frío para calmar los dolores

Deseché las viejas pasiones

 me quedé pensando largo rato sobre la imposibilidad de ser yo

Atado a una cuerda que me encontré a destiempo:

El ayer es un día que se mira con anteojos

Entrecerrando los párpados, perdiendo la perspectiva de lo general

Coagulando detalles

Como una tormenta que azota y no vemos sino el otro lado de la calle

Tengo que confesar mis hazañas

Puntas de lanza de una historia que no se cuenta entre los seres

La Nada

Y aún tengo que decir:

 

Visto 8126 veces Modificado por última vez en Jueves, 15 Marzo 2018 01:01

Lo último de Alus J

Deja un comentario

Asegúrese de introducir toda la información requerida, indicada por un asterisco (*). No se permite código HTML.

Invitados en línea

Hay 7989 invitados y ningún miembro en línea