Domingo, 20 Noviembre 2016 22:38

Sal de pito. Compendio de poesía desde Oaxaca

Escrito por
Valora este artículo
(1 Voto)

 

Sal de pito

Israel García Reyes

Compendio de poesia desde Oaxaca

 

Nota: El ambiente de la colaboración es el de una tasca, una mezcalería donde brilla la sal en la mesa. Un plato de sal en la mesa como todo alimento, sal de pito le dicen por estas tierras. Para tomar el sentido comunitario de toda expresión, los bebedores meten el dedo en la sal, luego de ir al mingitorio.

 

 

 SOBRE LA APARICIÓN DE LAS HORMIGAS

 

No lo sé, ignoro muchas cosas. Igual que tú, tampoco logro defenderme del sol ni de la muerte.

Las hormigas surgieron de la grieta del muro y sobre la cantera caminaron para atravesar la tierra, desde China hasta la puerta de la casa. Hicieron carreteras, cavaron zanjas, instalaron puentes y recogieron provisiones en los lugares donde sucedía el invierno, qué sé yo. Laboraron por años; sin embargo, vino la lluvia y echó abajo sus ciudades, así que esperaron que cesara y salieron de nuevo. No me preguntes de dónde sacaron fuerzas ni por qué.

Estoy tan solo que aún temo a la noche y trepo en la cama para ponerme a salvo.    

 

No irás conmigo porque remonto una calle larga y ardua, de casas viejas y solares. Ahí me veo ligero encabezando la procesión, aunque camino a solas.

El viento escancia las nubes sin molestarse de los pájaros. La arena se mete en los zapatos y dificulta el paso. Es una arena blanca, de río; ardiente por encima, pero basta escarbar con los pies para que la humedad purifique. Sé que en cualquier esquina aparecerá el vado y llegaré al lugar del que me desprendí de niño. Descenderé de a poco, asido a las raíces de los árboles próximos y tendré que rodear las piedras que surjan; lisas, musgosas y grandes. Tras un peñasco surgirá el espacio calcáreo y en el centro la poza de agua, y de nuevo los peces. Me acercaré despacio para no alejarlos, los miraré ocultarse en el fondo y sin pensarlo meteré el rostro en la membrana del agua; jugaré a ver cuánto soporto sin respirar.

Una vez dentro será difícil salir.

No todos los peces serán azules, habrá amarillos, sanguíneos, violetas; flotantes y alados.

Tú esperarás aquí, de este lado de la orilla, sentada a la mesa y pensarás que volveré pronto con un ramo de azucenas y las piedras de colores que te prometí. Esperarás hasta la noche y al otro día (algún día), restregarás los ojos, pensarás que ha sido un sueño y saldrás a caminar mirando al suelo, como buscando algo, pero no sabrás qué.

 

Luna persigue lo inasible sin ocuparse de pisar la tierra. De momento pretendo explicarle que son nubes, aunque no escucha. Me aflige cuando señala arriba y salta intentando tocarlas. Tal vez busque cometas o sea como yo, de pequeño, cuando quería hacer una nave para ir hacia los pájaros.

Pienso si ella también desea que termine la lluvia, si sabe qué hacer con la belleza o cómo detener al musgo. Por eso nunca me gustó ser niño. 

Luna anduvo ayer sobre los charcos, entre la humedad del aire y vio a las obreras surgir de la hojarasca mientras cargaban cadáveres de insectos. Las aladas seguían la procesión rumbo a un jardín oscuro. Me miró y debí hablarle de libélulas y pasar de largo.

Pero no puedo ahorrarle el dolor, ni la vida.

Es más fácil llevarla de la mano. Tan pequeña, parece no saber que estamos juntos por un tiempo que pertenece a las hormigas.

 

 

Israel García Reyes. Ciudad de México 1977. Ha sido incluido en las antologías Tres Ventanas a la literatura oaxaqueña, editorial Almadía 2005, Cartografía de la literatura oaxaqueña actual, coedición Fondo Editorial IEEPO y editorial Almadía 2006, Homenaje a José Emilio Pacheco, fondo editorial Cantera Verde 2009, Cuarenta Barcos de Guerra, editorial Versodestierro 2009, Poetas desde el fondo de la tierra, editorial Pharus, Poemas para un poeta que dejó la poesía, editado por Eusebio Ruvalcaba, ediciones Cuadernos del Financiero, 2011, Cartografía de la literatura oaxaqueña actual II, editorial Almadía 2012 y en Asamblea de Cantera, editorial Cantera Verde 2014. Acaba de publicar la novela Eve. Proyecto Esfinge, de La Vagancia Editorial A. C.

COMENTARIO:

Soy obsesivo y por eso escribo desde Oaxaca, lo que de alguna forma es ir contra la corriente. 

 

 

MÉDULA

Viridiana Yescas*

 

Pero regresa aunque sea para trascribirte en la arenisca,

en la savia del maíz con que alimento a las aves.

 

Regresa en el polvo hombre,

en la partícula hembra que me yace en el ojo y tanto me llora.

 

Regresa en la memoria del fuego,  que es tu complexión.

la escapula en que yazco

 

Regresa en la mujer marchita,

arquetipo primario del orbe.

 

Regresa y cubre la cama con tus pieles,

regresa en la punta del maslo que escondo,

en la lanza filosa que me hiere el sóleo.

 

Regrésame, bestia amansada de las montañas,

agreste muchacha florecida entre buitres .

 

 Soy la pira gobernada por el óleo.

Aclamada por la carroña celeste.

 

Mira ya los dos ojos nacientes,

los dos umbrales  sobre el vacío de los astros

mira los dos ríos,

ambos, piernas erguidas;

mira que claridad

que olvido.

 

La expectativa nocturna

la cosmología subterránea

a firmeza de mis senos desnudos tiritando al canto de la alondra;

mira las muertes,

mira mi corazón y el del ave fundirse en los remolinos  de la pira,

apagados en sí,

concluidos .

El límite de ambos es sólo el fuego azul que nos separa del cielo.

 

¡Mírate!

basto centauro en la cima.

 

Regresa en el polvo hombre,

en la partícula hembra que me yace en el ojo y tanto me llora.

 

Mira mi  sexo desollado por la lumbre.

vuelto roca y luego polvo;

partícula hembra que me yace en el ojo y tanto me llora.

 

Mira este último combate entre alimañas

los cantos de la Alondra desvanecen la sangre

eres

el bocado

anexo de la tierra

tan

niña

y

Alondra.

 

ESPINA DORSAL

 

Dios quiera que la revolución se sienta diferente.

Dios quiera que la revolución se nos estampe en la cara y no podamos olvidarla.

Dios quiera que la rebeldía fuera más que besarte en la frente, y hacer preguntas sobre:

¿Dónde te duele?

Ojala Dios desee mirar un rato aquí abajo, mirarnos de veras, bendecirnos con cruces.

Con suerte Dios también este en tus ojos grandes y en tu columna que se deforma con los años.

Quiera Dios que te dure yo eterna, para amanecer con la almohada bien húmeda y tu sonrisa detiene miedo.

Quiera Dios que no solo yo este luchando contra todo el océano de “humanidad” que te observa mojar las blusas con saliva, empaparte, y ya desnuda mire morbosamente tus 15 kilos a tus 10 años.

Dios quiera que la rebeldía fuera más que besarte en la frente y llevarte a subir escaleras.

 

CEREBRO

 

Mira este desorden cíclico.

Esta dimensión de personajes,

la tarde despliega la tortura.

Nos baña en el aceite de los árboles.

 

ANTROPOIDE

 

El antropoide es también la rúbrica en la uña del tiempo

El acontecimiento largo después de la lluvia.

 

 

CRANEO

 

Es mi cráneo/una niña blanca/el fango devorando la tierra/es mi cráneo/ruina encalada/un brote.

 

Es mi esqueleto/un parpado transparente de niebla/es el mareo previo/la oratoria mística a la noche/es la imagen asimilada en la que se cree.

 

Es mi fantasma/boulevard empapado a medio día/la iridiscencia en el asfalto/reflejo de mí en ella/el espumarajo de las cloacas y los pies jugando en las revueltas del agua.

Es mi fantasma/un gran charco/cueva de ápices cuando los autos pasan/es mi fantasma/las lágrimas de los pasamanos y la piel jabonosa de los peces.

Son  mis flores un insulto vivo a la claustrofobia/una mano poderosa que registra los sueños en la madera negra/ son mis flores un colorido método de aniquilación celestial/ un aislante primitivo del siseo de la lluvia.

Son mis flores son sus tallos un puño de alambres conectando mis trozos con el espectro árboles,

Son

             Mis

                         flores

                                   un

                                               heroico

                                   lienzo

                             a  

                      la

 misericordia

                  

una

           explosión

                            de

                                     luces

                                                 licuadas

                                                                   con

                                                                            la  tierra .

 

 

*  Viridiana Yescas (así, sin biodata alguna)

 

Teens

Alejandro Aparicio Morales

 

Mi madre ha encontrado

bajo mi cama

mi USB de videos porno

y se ha tomado el tiempo

para mirarlos.

Si supiera Katsuni que mi madre

ha dicho que es fea

y que se ve que

antes fue hombre.

Mi madre, con su buen humor,

ha dicho que soy un cerdo

que cuando grande

llegaré a ser tan mal hombre

como mi padre.

No quiero saber lo que dirá de mí

si por alguna razón llegara

a encontrar los poemas que escribí

                                     [para Ana.

Tal vez me corra de casa

o me castigue toda la semana

tal vez cuando grande

llegaré a ser tan buen poeta

como ella.

 

Si Dios fuera caballo

le soltaría la rienda

y dejaría que me llevara.

 

Si Dios fuera caballo

me gustaría ser su sangre.

 

No me acercaría a sus patas traseras

por aquello de las patadas.

Aunque de Él serían golpes de fe.

 

Si Dios fuera caballo

sería blanco como el silencio

o como el aire de Comala.

 

Hoy en la noche

voy a cabalgar en Dios.

 

A Viridiana Yescas

 

Si no te gustan las flores

ni las serenatas

te regalaré un perro

o mis viseras transgénicas

tal vez una llanta sea lo correcto

para ti. 

Si no te gustan los tríos

tal vez te agrade un public banging.

Si no te gustan los peces

elefantes nadarán bajo

la planta de tus pies

(del cinco y medio).

Si no te gusta la carne

ni las frambuesas

compraré un rambután.

Si no te gusta el amor

tal vez algún día

te regalaré un perro.

 

              A Sabines

 

A mí me caga dios

por su falta de memoria

y su recurrente artritis.

Es un tipo con pie zambo

que se masturba con recortes

de periódico.

A mí me caga dios

por las transnacionales

y los antibióticos.

Dios es un topo

que escribe música surf.

A mí me caga dios

por la muerte

y porque ha calculado mal

el tamaño de tus pechos.

 

Oficios

Si fuera poeta

te haría con un pedazo de cedro

a la manera en que los carpinteros

hacen un mueble.

Si fuera poeta

te cepillaría todos los días

para sacarte tu aroma.

Si fuera carpintero

escribiría una redondilla o una sátira.

Si fuera carpintero

pondría tu nombre a mi carpintería

con un verso yámbico.

Si fuera poeta te cantaría

Si en una astromelia estás tú,     

 cómo te voy a olvidar.

 

 

 

 

Visto 6404 veces Modificado por última vez en Martes, 22 Noviembre 2016 07:57
La Piraña

Piraña es una palabra que proviene del tupí-guaraní, donde pira significa pez y raña es diente o cortador. Por lo tanto, piraña significa pez de dientes o pez que corta. Las pirañas son carnívoras, comen insectos, peces, pequeños animales que caen al agua y en general pueden comerse cualquier animal. Poseen poderosas mandíbulas armadas de dientes triangulares afilados (que usan como unas tijeras para picar y triturar la carne de sus presas). Son atraídas por la agitación de las aguas y el olor a sangre. Las especies más peligrosas de pirañas son La negra o Pez tigre, La piraya, La roja y la de Boca de fuego

Deja un comentario

Asegúrese de introducir toda la información requerida, indicada por un asterisco (*). No se permite código HTML.

Invitados en línea

Hay 5672 invitados y ningún miembro en línea