Domingo, 20 Noviembre 2016 16:32

MUESTRA DE POESÍA JOVEN DE NICARAGUA

Escrito por
Valora este artículo
(1 Voto)

MUESTRA DE POESÍA JOVEN DE NICARAGUA

 

La piel no miente

 

 

Así nos movemos:

como gatos que se saben perros;

lamiendo cada cual su propia herida

 

... una danza con los pies

en dos universos paralelos

 

 

Destrucción de tu cuerpo

 

 

Está solo tu sombra. Desprendimos tu carne, tus cabellos, la perfecta mudez de tus formas con una frase que únicamente juntos podemos decir. Uno por uno arrojamos al océano tus ojos, piedras que saltaron rectas hasta el horizonte y más lejos, con su estela pura y sus ondas de radar imburlable. Al mar también echamos, devolvimos, tus labios marítimos, acuosos, intoxicantes, siempre en fuga. Me levanté sin remedio del nido de tus camanances, antes de verlos hundirse despacio en un hueco que habías hecho. Así perdimos tu rostro, así te acercabas a tu esencia de estrella implotada. No quedó siquiera el aroma a dulce ceniza de tu boca. Tu voz se tragó a tu voz, definitiva, línea enrollada sobre sí misma hasta hacerse punto y luego nada; serpiente que deglute su propio cuerpo.

 

Aquí te pronuncio por última vez, me sumerjo en la silueta oscura que pende de una soledad que ahora solo a mí pertenece. Está solo tu sombra. Ya tus brazos, tus manos, tus dedos fueron borrados de toda hoja, inexistentes ante cualquier ojo; tu espalda cayó como árbol talado y se reventó en seis mil millones de pedazos contra la dureza del enladrillado, pulverizada, esparcida por el viento cómplice tuyo. No volveré a mirar tus pechos, nunca más mi lengua melancólica se castigará contra la inflexibilidad de tus pezones, jamás mis dedos filosofarán nuevamente en torno a tu ombligo, no estaré una vez más, una última vez antes de dormir(nos), restregando lo mejor de mí entre tus piernas. No existen tus piernas. Se va apagando tu sombra.

 

Declaré la rendición de mis manos, indescifrable puzle, mágico cubo policromo que se me escapa; imposible mirar a la vez tus seis caras, huís de mi ávida pupila, has escapado del movimiento de agarre de mis uñas, toda mi piel renuncia a tu sonido, a tu aroma de ventisca en desbandada.

 

No te pronuncio. Con tu cuerpo exterminamos también todas tus letras. Lentamente, con la velocidad de una renuncia, se desvanece asimismo tu sombra. Pero aún hay sombra, está solo tu sombra. He olvidado tu nombre, no te llamás. Jamás tuviste un nombre.

 

Veo tu nada, por última vez tu ausencia. No más cuerpo, no más nombre. No más aroma ni voz ni sonido.

 

Dejaste de ser real; ahora sos verdadera.

 

 

Manual para sobrevivientes

 

Cuando sepas que he muerto no pronuncies mi nombre

Refrán sordomudo

 

No quiero un panegírico leído por Ernesto, Sergio o Claribel

ni un mausoleo en la Colina de los Ilustres Hombres.

Que no maquillen mi pellejo

ni disfracen mi esqueleto y su cubierta de un Gran Señor que nunca fui.

Prohibidos los videos y las fotos que después circularán por Internet

o serán salvapantallas, tapiz del Escritorio,

imagen destacada de perfil en red social.

 

Nadie publique un reportaje, una noticia, un obituario.

Alejen a la prensa de la fosforescencia de mi profundo oscuro sueño.

Golpeen todo rostro cuyos ojos enrojezcan

ante el primer ardor de mi chorreante témpano

y humillen a cuanta mujer aparezca

queriendo, enlutada, acaparar la propiedad privada del Dolor.

 

Desnudo amordazado dando vueltas frente al fuego,

aguarden su ración de carne asada los presentes;

trituren lo que sobre, hagan moronga

y coman hasta hartarse de mis restos.

 

Si al rato van al baño a descargarse,

no olviden con las hojas limpiarse de mis libros.

 

Jamás se les ocurra de todo lo que dije o escribí

copiar ni media frase en las paredes.

Olvídense de dioses y de héroes.

En estos tiempos los monumentos hieden.

 

Conviene reajustarse los grilletes.

 

Death Row

 

Il y en a qui écrivent pour rechercher les applaudissements humains…

Lautréamont

 

soltás entonces la guitarra

y por primera vez un ojo tuyo

deja de ser espejo de sí mismo

 

el brazo agujerado de un convicto

se pasa en ronda por tus manos

 

con una petición imperativa

de llanto risa o bilis

 

sus dedos tienen callos

nacidos con el fin de muchas vidas

gargantas apagadas

y piernas y entrepiernas en cenizas

 

el cerdo el criminal

el chicle que hay bajo la silla

tiene que ser eliminado

con una sobredosis de justicia

 

firmás gustoso el acta

con el control remoto

mientras tu otra mano

ausculta la bragueta

 

pero cuando se desinflama

el glande que palpita en tu pecho

notás que acaban de pinchar a tu vecino

 

Mi nombre es Bernardo Abán Tercero

Pasé por El Guasaule con Virgilio

Nel mezzo del cammin di nostra vita

 

Busqué dentro del Dite a mi Beatrice

in order to becoming citizén

o al menos residente de los cielos

 

Y tarde realicé que no debía

dejar mi chico infierno con los míos

ché la diritta via era smarrita

 

así un día ocurrió

que abandonaste el búnker de tu ombligo

y compartiste el fuego recibido

y amaneció en la Tierra tu otro ojo

y viste más allá de tu retina

y te reconciliaste con tus brazos

y en ellos consolaste al invisible

espectro que llenaba los espacios

y todos los pronombres se opusieron

al plagio prolongado de los seres

 

qué pena que ese día se te niegue

 

Nicaragua

 

Carlos M-Castro

Nació en 1987 en Managua, Nicaragua. Es autor de Antropología del poema (Managua: Leteo, 2012) y su trabajo está en antologías como Flores de la trinchera: Muestra de la nueva narrativa nicaragüense (Managua: Soma, 2012), Apresurada cicatriz: Instantáneas de poesía centroamericana (México, D.F.: Literal, 2013), Nuevos poetas de América: Antología de poesía joven Chile-Nicaragua (Santiago de Chile: Fundación Pablo Neruda, 2013), De ahí nomás: Poesía actual de Centroamérica y del Caribe (Bahía Blanca: Vox / San José: Germinal, 2013). Textos suyos también pueden leerse en las publicaciones Carátula.net, Conexos, Cuadrivium, Digo.Palabra.txt, New-Spleen, Punto en Línea, entre otras. Actualmente forma parte del consejo editorial de la revista Álastor (alastorliterario.com) mientras reside en la ciudad de Bakú, Azerbaiyán. Sitio web personal: lectordislexico.net.

 

***

 

EPITAFIO DE UN JOVEN CARTERO

 

Es locura vivir sin la sonrisa.

Czeslaw Milosz

Aquí yacen los restos del joven

que nunca vio la sonrisa

petrificada en el polvo.

Entregó tantas cartas

que nunca nadie respondió

a sus remitentes.

Ahora que usted lee la última

y sabe que su soledad

fue honda y ancha:

—Corresponda

y confirme a la muerte

la compra de su boleto

en esta vida,

antes que le sorprenda el día

sin haber hecho nada.

 

LOS FALSOS SECRETOS DE LA MUERTE

 

La muerte: una niña

perdida en Madrid,

—es ingenua, tierna

y melancólica.

 

No sabe perdonar 

pero dice estar enamorada 

del chico que simula 

morir en las cursivas líneas

de este poema. 

No comprendo el porqué 

del empeño 

de los hombres malos, piensa 

y casi sin fuerza 

se envuelve en las sábanas 

de una camilla 

cuando escucha en la radio 

la noticia de una mujer asesinada 

en Ciudad Juárez. 

 

En este suburbio rural 

no se escuchan noticias como éstas, advierte. 

 

Hay noches en que sonríe a la tristeza 

—le avergüenza admitirlo— 

pero no es ella quien sufre, 

sino la niña de la televisión 

que fue violada por su padre. 

 

Esta vez 

no seré humana con ellos, vacila. 

 

Se toma un vaso con agua 

y con las manos a ciegas 

en los bolsillos de su overol

emprende su nuevo camino. 

 

Mañana será otra niña muerta 

y la mano que la invocó 

será el homicida prófugo

de la página en blanco.

 

 (De Viaje al reino de los tristes, Centro Nicaragüense de Escritores, 2010)

 

PRIMERA Y ÚLTIMA EVOCACIÓN CONTRA EL MIEDO

 

Yo también

recuerdo a mi madre.

 

Me da miedo evocarla

a como quiso ser un día.

Pensó en los desaires

que provocaba

la maternidad prematura,

pero no fue obstáculo

para que enrollase la cuerda

de la caja de música

en la silla mecedora.

 

Llegó a un asilo de ancianos

muerta de miedo:

La guerra la sorprendió

en el parto.

Un día las calles quedaron

desiertas

de mujeres tristes

que sonreían

por haber visto morir el miedo

en sus pechos.

Y todavía hay misterios de goteras

que caen  en la garganta

del niño muerto:

—el invierno que lejos llegó

de las colinas de sal.

 

Mi ciudad se encendió

luego que las rocas

fueron manchadas de sangre,

los hombres y mujeres

olvidaron que la paz

era la gloria perdida de los años

y que entonces,

la revolución de los miedos

era el triunfo sepultado

en el vientre

de las madres solteras.

 

(De Viaje al reino de los tristes, Centro Nicaragüense de Escritores, 2010)

 

 

LA ORFANDAD DEL MAR

 

El mar se ha quedado

huérfano, los marineros

y los barcos

declinan en una hoja

manchada en sangre

porque cada vez que viajan

al reino de los tristes

comprenden

que la  vida es un viaje en paracaídas

y no lo que tú quieres creer

y yo he creído que tu sonrisa

es una lágrima sembrada en mis ojos

cuando mi tristeza muere

en tu cama de algas.

 

(De Viaje al reino de los tristes, Centro Nicaragüense de Escritores, 2010)

 

 

Mario Martz

 

(León, Nicaragua, 1988), es autor de Viaje al reino de los tristes (2010), poemario ganador del certamen nacional del Centro Nicaragüense de Escritores y coguionista de los cortos experimentales Vano urbano (2014) y De donde fue el infierno (2012). Ha sido incluido en las antologías Queremos tanto a Claribel (Valparíso, España, 2014); Instantáneas de la poesía centroamericana (Literal, México, 2013) y Los 2000, autores nicaragüenses del nuevo milenio (Leteo ediciones, Managua, 2012). Su trabajo literario aparece en las revistas Carátula, NotiCultura, El Hilo Azul, Rara, Cuadrivio, entre otras. Actualmente reside en la frontera anglo-mexicana (El Paso-Ciudad Juárez), donde estudia la maestría en Creación Literaria en la Universidad de Texas en El Paso y coedita la revista Río Grande Review.

Visto 3677 veces Modificado por última vez en Domingo, 18 Diciembre 2016 22:28
La Piraña

Piraña es una palabra que proviene del tupí-guaraní, donde pira significa pez y raña es diente o cortador. Por lo tanto, piraña significa pez de dientes o pez que corta. Las pirañas son carnívoras, comen insectos, peces, pequeños animales que caen al agua y en general pueden comerse cualquier animal. Poseen poderosas mandíbulas armadas de dientes triangulares afilados (que usan como unas tijeras para picar y triturar la carne de sus presas). Son atraídas por la agitación de las aguas y el olor a sangre. Las especies más peligrosas de pirañas son La negra o Pez tigre, La piraya, La roja y la de Boca de fuego

Más en esta categoría: « Historias del polvo Esperanza oculta »

Deja un comentario

Asegúrese de introducir toda la información requerida, indicada por un asterisco (*). No se permite código HTML.

Invitados en línea

Hay 5349 invitados y ningún miembro en línea