Miércoles, 12 Agosto 2020 00:47

Marco Antonio Orozco Zuarth / Selección Poética /

Escrito por
Valora este artículo
(0 votos)

Foto: Victor Herrera

 

 

Selección Poética 

Marco Antonio Orozco Zuarth

 

 

 

No hay más

 

Escribo porque la lluvia

se ha de llevar la palabra

símbolo de los tiempos.

 

Escribo para ofrecerte

el quetzal  de mi pensamiento

para volar al infinito de tu sombra.

No hay más.

Escribo.

Vuelo de poeta

 

 

Chiapas fue el vuelo del poeta

y se hizo paisaje

y se convirtió en imagen

y la metáfora fue piedra

la piedra río y selva

historia y leyenda.

 

Nacayumba renació Dios

emergió la Reina Roja

y Pakal está ahí

 

La luna son seis desnudas

el mar y la noche espadañas

y soñó

              y vivió

                         y voló

paradigmas de un mismo paisaje.

 

Dama del silencio

 

 

 

Es en el silencio más profundo

dónde se encuentra el vacío

en el lugar de los sueños

ahí nace el caudal.

 

Vacío que no es la nada

sino universo y principio

lugar de las ideas

encuentro de significancias.

 

Ahí donde se escucha el susurro del silencio

ahí donde se multiplican las palabras

nacen torrentes como el agua

y la brisa bifurca los sentidos

 

Caudal de silencios eres

quién naufraga en el amor

como el que calla en el estruendo

como el que grita en el estadio.

 

Solo tú, como iniciada,

puedes ser la Dama del Silencio

siendo comunicadora, poeta,

cronista, académica y amiga

 

Silencio más silencio

uno a uno

no harán más que

abrazar tus palabras.

ESTA AHÍ

 

 

En Chiapas encontré un poema

que nunca se escribió.

Un poema que quise escribir o leer,

que busqué y no encontré.

 

Y es que el poema está ahí:

en las hojas, en el río, en la montaña

en el camino, en la hormiga y en el jaguar.

 

En todos y en cada uno de sus elementos,

que justamente armonizados

declaman, cantan y tocan la marimba.

 

Es un poema

está ahí,

lo sentimos, lo escuchamos.

 

Se oye en tzotzil, tzeltal, tojolabal,

castellano, zoque, mame, chol, lacandón

y hasta en el eco del antiguo maya.

 

Lo escribimos todos,

a la orilla del río, frente al mar,

en la casa, en la montaña,

en el valle, en la ciudad.

 

Lo escuchamos casi todos,

cuando estamos solos.

Junto a la compañera,

sus cabellos se asemejan a la poesía.

 

Los poemas visten pantalones, faldas,

usan huaraches, algunos pasamontañas,

otros… simplemente nada.

 

Los poemas hablan de amor,

de alegría, de ilusiones y de ensueños,

algunas veces de guerra,

pero casi siempre de paz.

 

En Chiapas está en todos lados,

en Rosario, en Duvalier, en Sabines, en Noquis,

pero también en Juan y en María,

están en todas partes,

pero no saben leer ni escribir.

 

Está en lo grandioso y en lo pequeño,

el poema no tiene dimensiones,

simplemente

está ahí.

 

SENTIDOS

 

 

I

 

Vivir la vida sin sentido,

no tiene sentido,

pero

          ¿cuál es ese sentido?

 

Si el sentido está definido en otra vida,

entonces

          ésta no tiene sentido.

 

Si el sentido está en el universo,

entonces tenemos que inventarlo aquí.

           Lo inventamos todos.

 

Algunos son comunes, son de todos.

Otros

          son sólo de uno.

 

De todos o de uno,

ahora el sentido es seguirlo.

Vivir y morir para ese sentido,

es ahora el sentido.

 

Si el sentido está aquí,

entonces ¿dónde está el universo?

¿Qué sentido tiene lo que no está aquí?

 

Muchos tratan de darle sentido

¿Será que el sentido de la vida,

son los sentidos que no encontraron

otro sentido?

 

¿Existe la libertad de buscar sentido?

¿Es la búsqueda de sentido lo que nos

da libertad?

¿Tendrá sentido la búsqueda de ese sentido?

 

 

II

 

Vivir para buscar sentido,

vivir mientras tenga sentido.

Morir cuando no hay sentido.

 

Tener un sólo sentido,

dos, tres, cuatro o cinco,

y morir con ellos.

 

Construir muchos sentidos,

seguirlos, alcanzarlos, rebasarlos,

encontrar contrasentidos.

 

Otros y muchos sentidos,

quizá alguno tenga sentido.

 

Procrear nuestro sentido,

engendrar a otros que

sigan nuestra búsqueda.

 

Sentido y contrasentido

para uno y para todos.

 

 

TU POESIA LA ESCRIBO DE NOCHE

 

 

Tu poesía la escribo de noche.

 

La luna te hacer brillar

    ​​​   te ilumina.

El sol te oculta

   ​​ te disuelve.

 

Durante el día

    te pierdes en la multitud.

 

Todo se aglomera

        te disipas en el semáforo

            ​​​de la esquina.

 

Por la noche eres mía

   te toco

te siento 

   te pienso.

 

 

En el día

el mundo se apropia de ti.

Te aferras a todo

   ​​  luchas por lo que eres.

 

Durante la noche

   solo yo.

 

Destierras lo construido en el día

    ​​y en la oscuridad

      ​​​ te entregas a la vida.

 

Te poseo

       te pienso

 y cuando me duermo

   te atrapo

     ​​ y eres mía.

 

Visto 138 veces Modificado por última vez en Miércoles, 12 Agosto 2020 04:58
Marco Antonio Orozco Zuarth

Marco Antonio Orozco Zuarth, Ha ocupado varios puestos, entre ellos el de Director del Centro Cultural de Chiapas “Jaime Sabines”, Director de Publicaciones y actualmente es el Director General del Instituto Tuxtleco de Arte y Cultura. Ha sido Presidente de la Asociación de Cronistas Mexicanas en dos ocasiones. Ha recibido varios premios y reconocimientos a nivel nacional e internacional. Ha publicado varios libros de historia, crónica y de texto. La Universidad de Ciencias y Artes de Chiapas, le publicó su poemario titulado Vivir. Es miembro de la Asociación de Escritores y Poetas Chiapanecos.

 

Deja un comentario

Asegúrese de introducir toda la información requerida, indicada por un asterisco (*). No se permite código HTML.

Invitados en línea

Hay 6135 invitados y ningún miembro en línea