Homenic Fuentes

Homenic Fuentes

Director de la revista digital "la Piraña", Editó la revista "Amargo animal" (Ciudad de México 2006). Fue coordinador de la hoja de poesía "La llama ardiente" en Guadalajara. Ha cursado diferentes talleres de literatura: Aguascalientes, con el poeta Ricardo Esquer. Guadalajara, con los poetas Raúl Bañuelos y Julio César Aguilar. Participó en el seminario "Los fantasmas de la carne" impartido por el poeta chiapaneco Gustavo Ruiz Pascasio en Tuxtla Gutiérrez. Participó en la creación de la revista "A la intemperie", (Aguascalientes). Ha publicado en la revista Orfeo, Verso Destierro, El Sótano (Tuxtla), El Barco Ebrio, Encuentos Cercanos, entre otras. Ganó en el 2007 el primer lugar del Concurso Nacional de Poesía El Laberinto, y fue incluido en el Encuentro de Poetas 2007 de Iztacalco. Es crítico de poesía y narrador. Tiene una novela inédita y actualmente trabaja en su poemario "el primogénito de los muertos", de próxima publicación.

Martes, 22 Noviembre 2016 20:31

Sangre desolada

 

 

 

***Arte gráfico Jordi Alós

 

 

Sangre desolada

 

 

Las vejaciones más flagrantes se produjeron

 cuando las subieron a un camión junto a varias decenas de personas:

 “Nos metieron en un camión, donde nos empezaron a golpear todo el tiempo

 con las porras y con patadas. Además de que nos insultaban muchísimo,

 a nosotras por ser españolas nos llamaban etarras, putas y más cosas.

Después nos cambiaron a un camión más grande,

 donde pasaron lista a todos –creo que éramos 38–

 y nos agredieron sexualmente a las mujeres”

 La Jornada.

 

 

 

Es nada la luz

                                           -Ocaso,

                                                            talvez-

 

La desnudez

                deja salir de su confín

 

gotas gruesa

                                                           libido

 ignición

                   que fragua los cuerpos.

 

 

Ya no hay sueños

                entre el tumulto

                 -solo sombras

                               pasados recónditos-

 

El sabor a muerte

se dispersa en torrentes sanguíneos

 

Los senos se hinchan

 

a dónde  debo ocultar la mirada

 

Un croar de ranas

sale de las bocas excitadas.

 

Quisiera cantarles una canción de cuna

decirles que el” coco” no existe

 

pero;

               un vals

                   de reses amontonadas

de pieles como cerdos

                           erizadas

                                  me nublan la razón.

La selva me traspasa.

                                 Caninos

                                              

desprenden

            los pezones

            de las hembras

 

 

 

hunden puntas de metal circular

en las cavidades

y desprenden pelambre

con tenazas:

                  dedos

                          amaestrados.

 

 

La carroña

                  se agrupa

                             pisa

                                desgarra

                                             tritura.

 

 

El motor del furgón se apaga

el preámbulo a terminado

la jauría destila efervescencia.

 

 

Las compuertas de par en par

                                            dejan que la luz penetre

 

“En color sepia

                   la realidad se expande”

 

Gota a gota

                        ondulantes

las siluetas

                          caen

                                       - al filo de la autopista-

 

 

El cielo se oscurece

                           llueve

                                 cuajos marrón

La tormenta arrastra

            cascajo arterial:

                                           sangre

                                                                  desolada

 

                       

 

 

 

 

Si el poeta refleja la realidad que lo circunda. Como librarse del odio generalizado  que  lo  envuelve.   Que  escribir  en  un  ambiente hostil  marcado por la cultura de la muerte  y  la  ignominia.  la  NOTA ROJA es la nueva poesía en el mundo globalizado . Basta abrir un  numero  cualquiera de las   revistas  político social,  que  se  publican  en  cualquier  rincón del  planeta. Nunca  falta grandes espacios destinados a la violencia  y  sus  múltiples  fauces destructoras.  Hay una  constante  de exaltar  el odio o de señalarlo con morbo comercial y otras veces en forma chovinista. La poesía ha perdido su combatividad. La búsqueda constante de la verdad y el anhelo  de justicia latente y se va convirtiendo en una palabra de odio y de venganza.

Cuando algún conflicto social estalla en violencia, en desapariciones y ríos de sangre, el discurso del poeta cambia, se centra en los resultados del dolor humano. Algunos toman caminos equivocados y hacen de la poesía una arma mas de guerra, agitando aun mas la ferocidad latente.  otros utilizan una violencia mas sutil. Acallan la palabra, la  desaparecen, guardan silencio ante el conflicto.

Ante tanto odio social, marcada por la cultura de la muerte y la violencia debería existir un arte que mire  mas allá de las trincheras ideológicas,   y aun mas allá de la sangre derramada. Que  estimulen la conciencia para ahondar en la condición humana y así  lograr entender la dimensión de la tragedia y el sufrimiento de las victimas . Que si bien este comprometida con el dolor y la rabia. También pueda reflejar una postura firme y combativa , sin ser una edición mas de la nota roja explotando la tragedia para fines políticos y literarios. O  peor aun siguiendo el espejismo barato de querer registrar la historia social del país  con realizaciones que son paja . Esa obsesión de decir por decir  sin detenerse ahondar  en como decirlo y mas hoy que la misma palabra esta en  crisis. Pues hay tantos poetas que intentan construir la paz lanzando palabras ha diestra y siniestra   ocupando la silla del usurpador. Sentándose en la mesa del escarnecedor. La  palabra ha perdido credibilidad  pues cuando hablamos de justicia y libertad el rumbo puede ser catastrófico pues pueden venir de la misma estructura mal sana de las líneas de un estado de derecho corrupto.

Este texto no tiene la idea de legitimar algún camino.  Sabemos que el proceso de creación en estos momentos es complicado para el poeta en medio de tanta violencia e injusticia social. Podemos abominar los crímenes de las dictaduras y los asesinos con sueldos en las altas esferas de la sociedad, o el ajusticiamiento político ante una ciudadanía indefensa y el nulo castigo de los victimarios  pero; la poesía  debe procurar que cada alumbramiento se aleje de la esfera de lo irracional y pueda entrar en un ejercicio critico y de permanente reflexión ante los conflictos. Buscar bajo la piel del lenguaje la palabra justa. La esencia de trasgredir sin ser palabras al aire a manera de nuestra política nacional. Darle sentido y carne en una estética congruente de resistencia y lucha. Estar a favor de la no violencia. Entendiendo como violencia el hecho de impedir a las conciencias a ocupar su lugar natural. De modo que solo puede medirse en términos de libertad.

 

Deberíamos estudiar a fondo nuestro entorno cultural: la violencia verbal en los medios de comunicación. La proliferación de los juegos electrónicos que emulan sangre. Los programas televisivos de chismes y diretes. Y sobre todo la manera de los gobiernos de idiotizar el arte comprometido encausándolos en los modelos comerciales que limitan la razón. Tanto es que nuestra literatura se encuentra inmersa en estos temas no por una convicción de justicia y libertad. Tanto que ya se le ha ido atribuyendo como una cultura y se le a rotulado en géneros destazando a  la poesía como si fuese una res cuya única finalidad es saciar los apetitos y los gustos de una sociedad hambrienta    de publicidad y marketing.

 La violencia a rebasado la esfera del arte, creando nuevos sicarios que asesinan la poesía  y la exhiben ajusticiada, con las coyunturas rotas, y una capucha de plástico estrangulando el cuello: fiel metáfora de la descomposición humana.

 

HOMENIC FUENTES

Lunes, 10 Octubre 2016 20:24

Revista Blanco móvil

TODO LO GRANDE, COMIENZA SIEMPRE PEQUEÑO

                                                                                                                          LAO-TSE

 

Un poco de historia

 

La revista nació en verano entre libros, hace 30 años. Su sala de partos, cuna y primeros lugares de juego  fue  la librería Gandhi. Desde ese momento continuamos en la travesía de encaminarnos a muchos puertos y desde ellos nos apropiamos selectivamente de ejemplos de  la literatura de muchos países, abarcando una gran cantidad de América Latina y del continente americano, como de Europa , África y Asia. Asimismo,  realizamos números con  temas monográficos, que retomaban, por ejemplo,  la danza, la violencia, la novela negra, la ciencia ficción,el lenguaje, el insomnio, el erotismo, además , nos  acercamos a través de suplementos,  a la literatura chicana y a la de los jóvenes creadores en los estados, en fin, de esta forma,  quisimos rescatar y  presentar al lector una muestra pequeña, pero amplia, colorida y profunda del amplio universo de la escritura. 

 

Alguien ha dicho que la creación literaria supone intercambios humanos; el escritor no puede nunca querer que su pensamiento no sea esperado, que no sea importante para los humanos con quienes vive. Y ha sido este componente, el de los intercambios humanos, el que más placer personal me ha dado al dirigir la revista. Intercambios  creados no solamente en el participar en la difusión literaria, en la lectura de los textos, sino en el observar y dialogar con un sinnúmero de amigos/as poetas ; y así haber ido tejiendo, sobre la propia piel de la vida,  en la creación de un vínculo afectivo  que nació a partir de la palabra escrita,  que se corporizó en  vínculo amistoso, de cofradía abierta, de solidaridad; hecho que en este planeta habitado por la miseria, el egoísmo, la violencia de las guerras, las hambrunas motivadas por el comercio, las fronteras vigiladas y militarizadas, este hecho de crear vínculos de amistad basados en el desinterés material, y sólo en el interés de la difusión literaria y artística, es ya un pequeño respiro de puro oxígeno humano. 

 

A lo largo de estos 30  años se fue creando un largo poema único, producto de la conjunción de creadores en diferentes idiomas: español, inglés, italiano, náhuatl, francés, hebreo, árabe, idish, , zapoteco, guaraní,  danés, catalán, euskera,  en fin, ese largo poema se encuentra en la memoria de los lectores  y en la revista impresa. Es parte de nuestro presente poético. Y la presencia de centenares de narradores han dado como resultado la novela de los mil y un cuentos, expresada en varios idiomas, mucho mas allá de las lenguas romance.  Y así tejimos junto con los lectores una gigantesca alfombra voladora. 

 

Por último, un saludo, un apretón de manos, para todos aquellos que han participado abiertamente solidarios en este proyecto,  y para aquellos que participarán. Un saludo a la generosidad y un abrazo a la creación por la creación. Sigamos en este pacto contra el egoísmo.

 

¡Viva la vida! ¡Viva la literatura!

 

Eduardo Mosches

 

Viernes, 30 Septiembre 2016 04:51

Lucha de Clases

Lucha de clases en la poesía

Es indudable que hoy en día nuestra sociedad mexicana, es gobernada por intereses de grupos y clases dominantes. Cerrar los ojos ha esta verdad. Seria comer las migajas que caen al suelo de la mesa de un sistema tecnócrata y déspota, que califica, dicta y conduce a la dominación y sujeción de las conciencias.

La poesía gira también en esa dinámica estructural clasista. Como una especie de sedante, desviando la atención del verdadero conflicto. Sigue una clara estrategia global de control social y responde a quienes detentan el  poder político y económico. Van generando en los poetas una dependencia, una necesidad por los espacios propositivos que impone el sistema institucional. Es así como muchos han renunciado a la libertad y ha decidido esa relación de codependencia con el estado.

La burguesía o el poderoso como usted le quiera decir. Lo único que busca es la estabilidad y seguridad de su pequeña parcela. Por eso crea sus propios espacios recreativos. Proveyendo así una válvula de escape, la cual no les genere un arte contestatario desestabilizador. Marginando de esta manera a todos aquellos que no quieran unirse al rebaño. Becas, premios, fomentos económicos. Concursos son algunos de las artimañas.

Ante este contexto totalizador de aquellos que crean el modus operandi. Es necesario replantear el propósito de quien escribe o para quienes lo hacen. Cual la convicción que lo cierne y la postura que lo sostiene. Y es que a través de la historia en esta división de clases. Existe la contradicción entre los valores esenciales de la vida: la justicia y la libertad. Y en medio de esa contradicción el poder del estado ejecuta la opresión e intimidación legitimando de esa forma a sus artistas e imponiendo su propio juego circense. Por otro lado hay quienes hacen de la poesía un ejemplo de libertad y la asume con responsabilidad, tanto  que puede pagarlo con su vida y ha si ha sido en infinidad de casos. Ya que el sentido de la poesía es la afirmación que se persigue, es una afirmación de lo que somos. En ese sentido debemos saber a quienes privilegiamos. Somos la voz del acaudalado. O la voz de los que no la tienen.

 

Jueves, 29 Septiembre 2016 15:07

Frases Sueltas

El poeta se enfrenta en primera instancia

a un ser cerrado que es él mismo. Quizá

este sea su primer y más grande reto:

romper el reflejo del mundo en su persona

para ver por todos los cristales, otros

mundos, que aunque estaban delante

de él, nunca había visto...

En esto estriba el gran acto de voluntad

y rompimiento. Dejar que el agua rota

penetre en las imágenes  de

otra belleza.

        Adriano Rèmura

Miércoles, 28 Septiembre 2016 06:40

Palabras del Editor

La literatura como elemento de raciocinio de una comunidad, una ciudad o una nación, solamente logrará su razón de ser, en la medida  de las exigencias que ejerza directamente la crítica. A falta de un ejercicio critico la literatura como todas las artes, errarían dando tumbos con una insoportable sequedad en el alma o invirtiendo en moldes estrechos que al menor tacto se rompan. Por qué un crítico de arte es tan importante tanto como aquellos que la hacen. Un crítico es el que desentraña al animal para luego encontrar muy dentro, al ensayista, al poeta, al dramaturgo, al pintor y aún más  estudia su intencionalidad, los periodos, los valores estéticos, sociales, políticos etcétera que en cada obra se contiene.

Pero el camino para alcanzar una sociedad más culta, no está en las manos de críticos improvisados cuyos artículos domésticos parecen una extensión de su  misma ignorancia, ni de aquellas publicaciones o instituciones que proclaman a los cuatro vientos un espíritu crítico y a la primer valoración, vituperan barbaridades contra lo que ellos mismos dicen practicar: la crítica y la libertad de expresión. Es por eso que la crítica de arte y en nuestro caso, la crítica literaria, no puede subsistir ayudada de retóricas y discursos protagónicos, alejados del análisis y la polémica seria y objetiva. Es a través del vigor de la razón, de estudios sólidos y minuciosos  y de la confrontación intelectual precisa, que podremos alcanzar una sociedad cultural más consciente.

Aunque a decir verdad en nuestra sociedad la crítica no toma las proporciones que debiera y arrastra una vida lánguida, llena de desalientos y deserciones, por no persuadir lucro ni gloria, pero aun así  es importante no aplazar esta práctica vital y esforzarnos del mismo modo que luchamos  para hacer llegar a las manos del lector un buen libro.

Desde este contexto la PIRAÑA abre puertas y ventanas para todo aquello que proporcione un desarrollo eficaz en el crecimiento y desenvolvimiento de las letras en general. Por qué creemos firmemente que el estado de una excelente critica es parte del fomento de una buena literatura.

 

HOMENIC FUENTES

 

Miércoles, 28 Septiembre 2016 05:33

LA DIALECTICA DE LA POESIA

La Dialéctica de la Poesía

 

 

 

Viví en Honduras en la época en qué triunfaba la revolución en Nicaragua. Recuerdo cantar el himno del FSLN escondido en un sótano a mis escasos 10 años. Ahí empezó mi espíritu libertario y un gran amor por todo aquello que tuviera que ver con la lucha de clases. Honduras se convirtió en plataforma MILITAR para combatir la revolución que corría como pólvora en Centro América.

Así pude presenciar de cerca todo lo que ocurría en Nicaragua y el Salvador y en menor escala en Guatemala. Eran tiempos donde la clandestinidad era el único camino que tenían quienes no aceptaban la política represora del estado. A la par la poesía fue día a día un artefacto que me llevo a militar y delinear mi posición ideológica en todos aquellos sucesos en que fui creciendo. 


Al regresar a México no encontré una poesía comprometida con las causas sociales que aquejaban al país. Me encontré con una poesía que dejaba de ser un artefacto de lucha para convertirse en cuna de egos. Es por eso que al leer 13 agujas de hijar el deseo de volver a los sótanos golpeo mis sentidos.

una temblorosa mano blande la copa de vino 
como si fuera un sable flamígero 
lo lanza, lo escupe, lo derrama sobre el cuerpo 
[ de un asesino

Los versos que leo en esta antología son incendiarios como dirían los oligarcas institucionales. Y es porque emergen de las sabias subterráneas de una dialéctica contestataria cuya ideología cercena lo establecido. Y es que en el México de hoy la poesía es un mercado de bisuterías y no una trinchera donde confluyen las ideas. En el poema Reporte Nacional de Sergio Fong encontramos el recuento de haber dormitado cuando más necesitábamos estar despiertos. Pues nos dejamos llevar por la estética del neoliberalismo olvidando el conflicto de ideas al que nos ha llamado la poesía.

Divertimos a los titiriteros que tanto odiamos
Nos atamos al presupuesto para seguir de locos 
Destrampados del alma con la soga al cuello 
Y seguramente así nos iremos 
Desclasados y sin estilo 
Zero style 
Arrastramos los dentros, por eso estoy chillo 
Muchos compas ya se fueron 
[ a encender el otro varrio 
Y los quedados ya no nos prendemos a la primera.

Este libro no es una retórica de un tiempo que se fue. Al contrario, huye de la melancolía contemplativa y se aferra a la intrínseca realidad de que el poeta no es letra muerta si no verso incandescente. Por eso pone cada cosa en su lugar confrontando y sacudiendo a nuestro ser pensante.

fuimos muchos 
muchísimos 
que creyéndonos Susurro 
nos volvimos iracundos 
pero hubo voces 
que pese a encierros y mordazas 
lanzaban su luz .....

La poesía que no nos confronta con nuestras tibiezas y debilidades son letras opacas sobre el lienzo oscuro de la noche indomable. Pese a todo y a nosotros mismos hay estrellas refulgentes. Que vierten su luz en medio del atroz pantano. Como diría el poeta Nicaragüense un diamante jamás pierde su valor por Mas que se hunda en el fango.

la mano temblorosa de Alberto hijar 
desperdicia el contenido de una copa de vino 
sobre el asesino del che guevara 
quizá ni eso se merezca ese embajador 
una mano temblorosa ese día no saboreó 
el vino, se dio el gusto de humillar al asesino 
del mártir en el paraje de la higuera;

Cisnenegro es afín a su filosofía de alto riesgo pues este libro más que una lectura común y sinsabor son agujas punzantes, puntiagudos punta pies a la razón adormilada.

Somos una estadística de dolor y engaño

un terruño donde los desvergonzados

tienen no la última palabra

sino el tiro de gracia

el levantón la venganza

y nosotros el miedo.

 

El valor literario de este libro no está en Alberto hijar como personaje  sino más bien en los versos que se prensan como perros cansados de eufemismo. Cansado de lo políticamente correcto. Alberto es el fusil, la poesía la bala en la frente del asesino, del carroñero, del corrupto y sátrapa embustero.

 

Lo que nos queda es la palabra

La palabra que denuncia la palabra que reclama

que expresa dolor indignación

Lo que nos queda es la libertad para 
ejercer la voz en las calles en los parques en las universidades

en las carreteras en los recintos oficiales 
que son del pueblo Lo que nos queda es andar las 
calles escribir en los diarios;

 

 

La convicción de lo que somos debe ser el reflejo hacia donde nos movemos. La poesía se vuelve dialéctica cuándo posee un ideal y lo persigue.

 

Clandestino. Miembro de un buró político-militar. 
Desaparecido y torturado. Un cargo: conspiración. 
¿Para qué sirve la filosofía? Es difícil ser marxista. 
Sí. Fuerzas de Liberación Nacional. Ejército Zapatista 
de Liberación Nacional. Porque alguna vez alguien 
podrá decir qué fue Solentiname. Y podrá comunicar 
que Ernesto Cardenal y Alberto Híjar trabajaron 
juntos en una revolución. Y de aquello, al menos, 
entre marxistas vale una mención. �
Una copa de vino arrojada en la jeta 
[ del cómplice del asesinato 
del Che Guevara: Gary Prado. “A la salud del Che, 
asesino”. La poesía nunca sobra en la vida de gente 
común y corriente. Un diablito es el logotipo 
[ (qué palabra) 
del Taller de Arte e Ideología. Si me preguntan por Híjar 
más o menos daría estas señas.

 

13 agujas de hijar nos recuerda lo que hemos perdido y nos sitúa en un diálogo urgente sobre lo que debemos construir.

La memoria es un aseo de la historia, 
una lengua que busca en escombros y reticencias 
de un anticuario, para 
hilar otras respuestas.

 

Debo decir sin miramientos que en este libro encuentro variedad de voces. Desde aquellas que se encumbran con voz propia hasta aquella que se arriesga combativa. balance que le da un tono transgresor y vivaz al conjunto de poemas que leemos.

Al terminar de leer 13 agujas de hijar me llevo la euforia, la rabia vertida en tantos versos. La militancia dialéctica de grandes hombres; de los muchos Hijar en nacimiento. De las letras incendiarias y sin ningún miedo a la palabra que busca la justicia. Es así que me atrinchero para que el día de mañana , en medio de la gris batalla yo pueda gritar a todo pulmón A ÉSE TIRANO MI PLUMA LO MATO.

Salud camaradas.

 

 

Página 4 de 4

Invitados en línea

Hay 6709 invitados y ningún miembro en línea