Miércoles, 08 Julio 2020 04:02

Pandemia y brecha digital / Dra. Rocío García Rey /

Escrito por
Valora este artículo
(1 Voto)

 

Pandemia y brecha digital

Dra. Rocío García Rey

 

Llegó en marzo tenía con algunas noticias dispersas. No di mayor importancia y el 8 de marzo no pude participar en la marcha del Día internacional de la Mujer, pero me coloqué dos cartulinas con poemas. Ese recuerdo es nítido, fragante, así como el de la Presentación de la hoja de Humo Sólido en algún lugar del Centro Histórico. Pero la nitidez desaparece y da lugar a una meticulosa relación de hechos. En efecto, los hechos fueron muy rápidos. Había que tragarlos como cuando se tienen mucha hambre y poco tiempo para comer.

            Recuerdo que un día de marzo me llamaron del Museo Universitario del Chopo para decirme que las clases presenciales se habían suspendido. Tal vez, en segundo, lugar, el aviso fue de la Casa del Lago, quizá al final de la FES – Acatlán. La consigna: ¡Quédate en casa!, es lo único que recuerdo con nitidez. Después empecé a prestar mayor atención en las noticias de otros países:  muertos, enfermos, hospitales llenos y fue así que se quedó a vivir en mi cotidianidad la palabra “coronavirus”.

            En un principio fui muy optimista el 20 de abril regresaremos a nuestras actividades. Comparaba yo esta pandemia con aquella de la influenza. Pero esta vez, en el terreno laboral hubo una gran diferencia: trabajar desde casa. Y fue entonces, que la poca tranquilidad desapareció para muchos. La causa: la brecha digital. A mí me mandaron listas de alumnos para contactar con ell@s. ¿Pero ¿qué haría yo si mi sueldo no da para pagar una cuenta completa de internet? Durante un tiempo fui bastante ingenua y creía que tal vez por WhatsApp podría dar clase; quizá dar lecturas por correo electrónico. Vivía, ahora lo sé completamente ajena a la tecnología. Cuando avisé a un grupo que nos reuniríamos, mis referentes eran los de el correo electrónico, acaso una página en Fb. Pero la pregunta de un alumno deshizo mi paraíso: ¿Por qué plataforma va a ser la clase? Plataforma retumbó en mi escritorio una y otra vez. Me sentí avergonzada.

            Lo narrado se relaciona con un problema mayúsculo que, por lo tanto, no se ciñe a mi anécdota: Vivimos una gran brecha digital, en la que no los profesores con Doctorado logramos zafarnos. Ahora mismo que escribo esto, doy a conocer que ninguna de las instituciones de la UNAM para las que laboro me ha pagado el semestre.

            Para salir adelante con las clases recibí ayuda de dos alumnos de las FES – Acatlán: Agustín Robledo y Manuel Huerta. Gracias a su apoyo económico logré contratar una línea de internet propia y poder dar así, las clases por video conferencia.

            Carlos Slim fue totalmente estratégico al “regalar” en tiempo de contingencia las video conferencias. ¿Y después qué pasará? Algunos dirán que por eso existe zoom y tras plataformas, pero quiero decir que en la casa del Lago nos pidieron no usar zoom porque parece ser poco seguro.

            Me pregunto ¿cuántos profesores más hay en esta situación? Para empezar muchos alumnos desertaron de las clases porque no les gustaba la nueva forma a distancia. Esta modalidad implicó, tener que escanear de urgencia textos, acoplarse a ver una serie de cuadro negros, porque no todos prenden su cámara, e implicó también el reto de saber que se enseña con calidad allende pantallas.

            Me pregunto también qué, aunque muchos lo sabemos, qué sucedió con aquella infancia que va a escuelas públicas, aquell@s niñ@s que no tienen siquiera una computadora. De nuevo la brega digital acorrala a los países subdesarrollados, cuyos encargados de educación siguen teniendo la creencia de que el aprendizaje no debe parar. Pero ¿se tratará de un aprendizaje significativo?

            Debido a la pandemia vivimos una serie de duelos que incluyen los escolares: la lejanía del aula, dejar de ver en persona a nuestros compañeros y alumnos: Adaptar cursos. Vivir con miedo de ser contagiado. El hecho de que las bibliotecas hayan cerrado y ahora las consultas sea de libros electrónicos. ¿Realmente alguien les habrá explicado a los infantes qué pasa?

            Miedo, precariedad en los sueldos cuando no ausencia total de estos, alumn@s heterogéneos, como es natural.

            La pandemia del COVID ha dejado aún más al descubierto las brechas salariales y tecnológicas que vivimos en pleno siglo XXI:

Visto 296 veces Modificado por última vez en Miércoles, 08 Julio 2020 04:19
Rocío García Rey

 Doctora en Letras por la UNAM. Es autora de los libros "La otra mujer zurda" , Mapa del cielo en ruinas y La Caverna.

Más en esta categoría: « PADRES / Rocío García Rey /

Deja un comentario

Asegúrese de introducir toda la información requerida, indicada por un asterisco (*). No se permite código HTML.

Invitados en línea

Hay 8257 invitados y ningún miembro en línea