Martes, 18 Septiembre 2018 19:38

MATHEUS KAR EL OLVIDO

Escrito por
Valora este artículo
(1 Voto)

 

 

MATHEUS KAR

EL OLVIDO

 

 

                       

 

             Es el camino más corto.

Es otra forma temprana de la muerte,

que deja sola al alma, entre tantos recuerdos,

con su piel amarilla, como tigre, y sus rejas de bengala.

 

Atesoro y olvido momentos que no me pertenecen.

Esta celda musculosa me impone su memoria:

momentos que he recogido, y que son colectivos.

¿Momentos propios? Creo que no los recuerdo.

 

Un hueso teñido con gloria atraviesa mi pecho.

Hoy mi alma está sola,

ni mi compañía ni la de otros rebajará este sentimiento

que, cobarde, solo yo siento.

Llegó el tiempo de ser otro hombre y olvidar lo hecho en la Tierra.

Llegó el destierro divino, que para el viejo resulta oportuno.

Y al final, el huésped soy yo, soy lo que queda:

soy el intruso. La gloria es una excusa;

el anfitrión, como siempre, es el olvido.

 

 

DUBLÍN 1965

 

el terremoto industrial rajó las presas

despertó a los ríos de su extraño sueño

 

a la ciudad se le cayeron los tornillos

el mar fue una turba donde la playa naufragó

 

un vikingo pálido luminoso hace señales

—esperamos a beckett

lo han visto en the pavillon

dos niños que jugaban con el viento

 

¿qué utilidad tendrán los hijos? pregunta poldito bloom

consulta de diez caballos de fuerza

redimir los pecados del padre

 

sísifo cuesta arriba empujando una carreta de naranjas

y una color naranja se cae

rueda media calle

otra se tropieza

los pocos árboles laten una mañana que no volverá

pero es igual a otra a la misma hora

una calle y otra unen apenas uno o dos días reflexivos

y la luna emerge con la noche entre los dientes

 

dublín se quita el sombrero

el director dice ¡basta! que cambien la cinta

y rueden otra escena

dublín se dilata

su arquitectura permanece en reposo

 

el chico del macintosh

(el viejo fantasma de la poesía)

pasa entre macken street y el samuel beckett bridge

 

 

 

SE BUSCA

 

Ayer perdí mi sombra.

Yo, que la sacaba a pasear

y la cubría cuando la luz le dañaba los ojos,

la perdí.

 

Pero la sombra de todos los hombres se parece.

Quizá no la he perdido,

tal vez me la robaron.

¿Pero cómo saberlo?

¿Cómo saber si la sombra que tengo

es la que nos han dado?

 

¿Cómo saber si la nítida silueta,

entre todas las que hay, es la correcta?

 

Quizá tengamos la sombra de otro

y otro tenga la nuestra,

y nunca lo sabremos.

 

Quizá yo soy la sombra de mi sombra

o la sombra de otro hombre.

Quizá yo también esté perdido

y quizá nadie me esté buscando.

 

Visto 509 veces Modificado por última vez en Jueves, 20 Septiembre 2018 04:52
MATHEUS KAR

Matheus Kar

 

(Guatemala, 1994). Fundador y miembro único del Colectivo Bartleby. Ha publicado Asubhã (Editorial Universitaria; Guatemala, 2016) y Alturas de Wall Street (Editorial Equizzero; El Salvador, 2018).

Entre los reconocimientos que ha recibido destacan el II Certamen Nacional de Narrativa y Poesía “Canto de Golondrinas” 2015, el Premio Luis Cardoza y Aragón de Antigua Guatemala (2016), el Premio Editorial Universitaria “Manuel José Arce” (2016), el Premio Nacional de Poesía “Luz Méndez de la Vega” y el Premio Ipso Facto 2017. Su trabajo se dispersa en antologías, revistas, fanzines y blogs de todo el radio.

 

Deja un comentario

Asegúrese de introducir toda la información requerida, indicada por un asterisco (*). No se permite código HTML.